Archivo mensual: marzo 2008

Evocaciones y canciones

Hace un momento las evocaciones asaltaron mi memoria como la brisa invade el silencio.

Recuerdo los días en los que el Tío Edgar colgaba la grabadora en dos tubos dispuestos para ello en la salida de la casa de mi abuelo, en Villa de Leyva. Luego le colocaba un casette de Alfredo Gutiérrez y empezaba a cantar a voz en cuello

Tiene los ojos indiooos

Como me gustan a mí

al tiempo que trabajaba con el vigor de los hombres nacidos de la tierra.

Al finalizar la jornada colocaba casette que resistía días interminables de sol canicular y noches de aguaceros bíblicos en el chaflán vecino de la grabadora. Se sentaba al lado de la pila de leña, servía en un pocillo guarapo y vigilaba los últimos estertores del día cantando levemente

Es mi orgullo haber nacido

En el barrio maaaas humilde

y bebiendo a sorbos cortos el licor milenario.




1 comentario

Archivado bajo General

La eroticidad de las pelirrojas

Hace diez años el destino trajo a los bordes de mi alma una mujer pelirroja. Recuerdo el tono de sus ojos y sus palabras acariciándome las tardes sangrantes de abril. Lastimosamente la perdí en un giro de las estrellas. Pero bueno, ella sigue (supongo) navegando por las aristas de la vida con los doscientos kilos de ternura que siempre la acompañaron.

Hoy la brisa de la evocación la trajo cuando leí en el Daily Mail que las mujeres pelirrojas son más activas sexualmente que las demás mujeres y que ellas, además, tienen un número mayor de parejas. Dice el artículo, asimismo, que las mujeres que se pintan el cabello de rojo “saying that they are looking for something better” [1]. Si su novia, por lo tanto, se pinta el cabello de rojo, le está diciendo que si no reforma su comportamiento será desbancado por el primer advenedizo que cruce el territorio. 

4 comentarios

Archivado bajo General, sexo

Las Fuerzas Militares y sus amados desmanes

Tiene usted toda la razón Presidente Uribe al asegurar tácitamente que todos los campesinos son familiares de las Farc: “some officials say the FARC is prodding the families of rebels killed in combat to claim the dead were civilians” [1]. Que no nos vengan a decir los organismos internacionales que las gloriosas fuerzas armadas de Colombia asesinan, torturan y masacran agricultores; ellas, en cumplimiento de su misión, sólo matan guerrilleros y familiares de guerrilleros. Las Fuerzas Armadas no son culpables que todos los habitantes de las regiones donde no ha llegado el metro o transmilenio sean familiares de guerrilleros, ¿o sí? Por supuesto que no. 

Cómo es posible, me pregunto yo, que el congresista  Patrick J. Leahy (Demócrata) diga que “”Hemos tenido en seis años 5.000 millones de dólares para ayuda. La mitad de ella ha ido a los militares colombianos, y encontramos que el ejército está matando más civiles, no menos. Por todas las cuentas, todos los conteos independientes, encontramos que los civiles son tomados, ejecutados y vestidos con uniformes de forma tal que pueden reclamar los cuerpos como guerrilleros muertos” [2]. ¡Falso! Cómo es posible, me sigo preguntando, que el Washington Post asegure que “un informe de una coalición de 187 grupos de humanos dijo que 955 civiles fueron muertos entre mediados del 2002 y el 2007 y fueron clasificados como guerrilleros caídos en combate, un 60 por ciento más que los cinco años anteriores, cuando 577 fueron reportados como muertos por las tropas” [3]. ¡Falso!

Lo único que hacen los militares es matar a los bandidos que secuestran y matan a los colombianos de bien que vivimos en las ciudades, único lugar dónde los cristianos podemos desarrollarnos. ¡Qué vivan las fuerzas militares y sus acertados crímenes! 


Deja un comentario

Archivado bajo General

Apocalipsis informático

perros1.jpg 

El fin del mundo está cerca: la internet colapsará en dos años y no tendremos oportunidad de escuchar, ver o saber nada de los otros rincones del mundo. Todas las transacciones bancarias se harán en interminables filas de ancianos y mensajeros con maletas descomunales. No veremos más videos de españolas dándose coses al tiempo que lanzan improperios al improvisado camarógrafo o el video de colegialas colombianas mostrándole la lanosa entrepierna a sus compañeras de curso. No más pornografía ni más música pirateada. No tendremos correos electrónicos a donde puedan llegar las presentaciones de Power Point con frases de cajón, música de John Lenon y rematadas con una maldición si no se reenvía a otros desocupados. No podremos, ¡por el amor de Dios!, decir que somos modelos o gringos a nuestros compatriotas en chats argentinos o mexicanos. No sabremos, ¡sagrado rostro!, qué dicen los demás blogueros.

Ante este panorama lo mejor que podemos hacer es pegarnos un tiro o colgarnos del árbol más cercano porque una vida sin internet no vale la pena vivirla.

Deja un comentario

Archivado bajo General

Tío Edgar

101_5270r1.jpg

En una tórrida mañana de comienzos de la década de los setenta el párroco de la arquidiócesis del municipio de Villa de Leyva vertía agua sobre la cabeza de un niño que a partir de ese momento se llamaría, para gloria de nuestro señor, Edgar Eduardo. La algarabía y el jolgorio que este evento promovió fue noticia en las veredas vecinas gracias a la generosidad de los anfitriones. Las viandas y el alcohol, en efecto, se distribuyeron sin tasa para los circunstantes de tal suerte que antes que el sol guardara su testa la concurrencia nadaba en la espesa manigua de la embriaguez.

Años después este niño alimentaría las filas del grupo de aventureros de la región. Famosas fueron los escarceos que birlaron la doncellez de las mozuelas de las vecindades así como inolvidables fueron las jaranas que promovía en las tenduchas que se aferran al borde de la carretera.

Un buen día decidió cambiar la apacible y agradable Villa de Leyva por la fría e inhóspita Bogotá. En esta ciudad, desordenada y hostil por definición, halló pronto compinches para continuar con las jornadas licenciosas que inició en su natal pueblo. Al poco tiempo su nombre, que para este momento contaba con veinte años de bendición pontifical, alcanzó el primer puesto en la lista de bebedores en casi todas las localidades de la ciudad.

Debemos decir, sin embargo, que su capacidad de licencia sólo era comparable con su resistencia en el trabajo. Era capaz de soportar jornadas de dieciocho horas sin demostrar cansancio. Sus compañeros de fajina siempre veneraron su capacidad laboral puesto que esta, además de sustentarse en la solidez física, también asaltaba los terrenos de la creatividad. Sabemos que algunos de sus artificios mecánicos aún sobreviven en algunas de las fábricas que conocieron su semblante bonachón.

A mediados de esta semana este hombre hecho para la bebida y para el trabajo pagó el gravamen que trae implícita la vida de excesos en los campos mencionados. Su cuerpo, para pasmo de sus familiares, se desplomó ante el silencioso embate de la diabetes. Su aspecto, otrora brioso, se transformo en un fardo indiferente a los requerimientos de su hijo y su esposa; las piernas que antaño hoyaban abrojos y pateaban piedras vacilaron hasta no poder sostener su cuerpo; sus ojos, antes vivaces, no pudieron transmitirle al mundo la serenidad del viento.

Hoy, cuatro días después, el parte médico nos comunica su asombrosa recuperación y nos informa, asimismo, que lo tendremos entre nosotros al el próximo lunes. Los que hemos seguido sus pasos nos alegramos al saber que ha sobrevivido, ante la embestida del destino, con la entereza de los hombres que nacen para desafiar las estrellas. Desde esta esquina virtual le envío un entrañable abrazo al hombre con el que aprendí a beber sin descanso.


Deja un comentario

Archivado bajo General

Viagra

Ayer caminé en el parque de mi barrio. Este lugar se ha hecho célebre en la comunidad por ser expendio de drogas y habitación de amantes novatos. Mientras caminaba en los pastizales pise sin querer lo que parecía ser una tableta azul. No le presté atención y seguí en mi caminata meditativa. A la media hora descubrí que el zapato se había comido la media sobrenaturalmente. Di media vuelta y enrumbe mis pasos hasta llegar al lugar donde había pisado la píldora azul. Me incliné y recogí el remanente de la gragea y el empaque en el que venía. Después de una breve pesquisa comprobé lo que suponía: había pisado una tableta de Viagra causando el enardecimiento del zapato y la consecuente zampada de la media por parte de este.

Mientras me quitaba el zapato y me acomodaba la media me preguntaba ¿por qué los jóvenes de dieciséis años usan Viagra? A esa edad el problema no es que se le pare a uno sino que se para por todo. Los adolescentes que leen esto (si los hay) coincidirán conmigo en este aserto: todo joven de dieciséis iza la bandera en cualquier evento. Lo cual, sobra decirlo, es causa de episodios bochornosos. Si esto es así ¿para qué usan Viagra? Si lo usan para que esté duro por más tiempo creo que están lanzando la plata por la caneca puesto que con el frío que hace en el parque de marras no se pone fláccido gracias al entumecimiento natural del congelamiento. En este caso el único problema es sacudir la escarcha antes de ingresar a la gruta del amor; pero eso se puede hacer con dos sacudones enérgicos.

La respuesta al interrogante la encontré hoy en El Tiempo. En este prestigioso diario le preguntó a un muchacho de 23 años por qué usaba Viagra y este respondió: “No creo tener problemas de erección, pero me las tomo de vez en cuando para estar más seguro. Las erecciones duran más y uno se recupera más rápido” [1]. Llegamos al mismo punto que discutía en un post anterior: ¿por qué hacer del sexo una maratón deportiva? Todo placer cesa si buscamos competir o demostrarle a nuestra pareja que podemos durar una hora dándole a la matraca y repetir la operación doce veces en una faena. ¿Quién siente placer con semejante esfuerzo? Nadie. Después de ese trajín sale uno directo al quirófano para un trasplante de médula ósea. Al sexo, queridos jóvenes, no es un asunto de capacidad ni mucho menos de aguante; el sexo es un asunto de placer y sensibilidad, no de fuerza y elasticidad; en ese caso lo mejor es cultivarse en el sentimiento y la delectación que en los gimnasios y las pistas de infantería; es mejor, por lo tanto, llevar bajo el brazo un buen libro que una cantimplora de pastillas de Viagra cuando vamos a cepillarnos a una linda y tierna amiguita.

Deja un comentario

Archivado bajo amor, General, sexo

El artículo más racista del año

La ONG Survival International ha entregado el premio al artículo más racista a una publicación del periódico la nación titulada La toldería de la plaza Uruguaya.

Entre los fantásticos argumentos encontramos esta joya:

Los indígenas tienen que civilizarse, convertirse en paraguayos, terminar con esa estupidez de preservar una cultura retrasada y marchita y vivir como gente pagando sus impuestos, o relegarse a lo profundo del monte a seguir conviviendo con los animales. No hay alternativas y los paraguayos no tenemos por qué pagar impuestos para mantener una civilización caduca, que fue incapaz de mantenerse a sí misma[1].

Creo que este solo párrafo hace al artículo merecedor de tan deshonroso galardón.


2 comentarios

Archivado bajo General

Especímenes de mediados de los noventa

Hace unos días Patiño, un amigo del colegio, me envío un correo sugiriéndome algunos temas para que salieran en el blog. Entre ellos están los juegos olímpicos y la interdependencia de Latinoamérica y Estados Unidos. Aunque los temas son interesantes el correo de mi viejo y querido amigo me sugirió otro tema: describir a algunos de mis compañeros del colegio. 

Entre mis condiscípulos se puede reunir toda la fauna de los estudiantes arquetípicos de mediados de los años noventa: el vago, la gonorrea, el golpeador, el jugador, el callado y los repitentes. Sus efigies persisten en mi memoria a pesar de las cenizas del olvido.

Creo que el mayor ejemplo del estudiante vago era David Vargas. El ilustre personaje contaba con la avanzada edad de diecinueve años cuando cursábamos once. Acostumbraba escaparse desde el miércoles a beber en las tiendas vecinas del colegio; hacía copia en todos los parciales y jugaba voleibol en los escasos periodos en los que no estaba bebiendo, jugando billar o durmiendo en su domicilio. Lo interesante de David era que, no obstante su clara tendencia al vagabundeo, fue monitor del curso durante cuatro años (1993-1996).

La gonorrea era encarnado por Yesid. Esta celebridad pasó a la inmortalidad por amenazar a la profesora de Física por pedirle que no hablara en clase. Su vocabulario rayaban la jerga carcelaria y sus modales sonrojaban a los zorreros del doce de octubre. 

El golpeador era Juan Carlos Castro. Este señor levantó pesas desde los doce años logrando a los dieciocho años una musculatura prominente. Castro, como todos lo llamábamos, se medía con cualquier rufián de los demás cursos a gatos (el gato son los puños dados en las piernas o en los brazo). Este señor, igualmente, acostumbraba pegarle a cualquier parroquiano que se hallara distraído un gato en las piernas para que aterrizara.

El jugador, amigo entrañable de Castro, era el prestigioso Támara. Micrero forjado en el crisol del barrio Boyacá Real y martillado en los interminables partidos de la salida del colegio. Fue célebre por hacer un gol de bicicleta en un tiro libre en la semifinal del campeonato del colegio y por las múltiples gambetas con las que eludía a sus adversarios.

El callado es el inolvidable Ortiz. En los cuatro años que estudiamos juntos fueron pocas las ocasiones en las que habló en público. Su entrañable costumbre de ajustar cuentas con certeros rodillazos le granjearon respeto entre la nómina de los buscapleitos.

Los repitentes más destacados fueron: Eyesid, el mono, Gerardo Galvis y Jamsel. Este último señor fue el único capaz de enfurecer a la profesora de filosofía y de crear la inmortal fama de disoluta de una de nuestras compañeras. De Gerardo y Eyesid recuerdo que fueron los primeros estudiantes que sucumbieron a la inmejorable pareja que hacíamos Patiño y yo en el billar.

Las picadas eran, sin lugar a dudas, las gomelas. Ellas llegaron al colegio en el año noventa y cuatro y descrestaron por su belleza. Siempre miraron a los demás mortales por encima del hombro y en la expresión de su cara se notaba el desagrado por estar en ese colegio.

La lista continuaría hasta el infinito. Entre la fauna escolar sobresalen en mi memoria mis hermanos del alma: Patiño, Walther, Diego Navarrete, Nabyl, El Negro y Suarez. A estos señores les debo gran parte de lo que soy. De ellos siempre he recibido cordiales saludos y entrañables consejos; con ellos he transitado los peores momentos y he conocido las navajas de la muerte y las coronas de la felicidad. No nos separamos a pesar que la distancia y el tiempo han jugado contra nosotros…


Deja un comentario

Archivado bajo colegio, General

Miles de agradecimientos

Hoy celebro que el contador del blog llegó a mil. Quizás para los que me leen no significará mucho pero para mí es un verdadero logro. Inicialmente entraban dos o tres personas al día. Hoy están ingresando un promedio de cuarenta y cinco personas diarias. Los comentarios empiezan a asomar su cabeza en algunos post y me citan de vez en cuando en blogs o páginas que el viento virtual ha traído a mi vera.

A los lectores les agradezco sus visitas ya que por ellos trabajo (sé que parece que no trabajo mucho en el blog pero créanme que gasto algún tiempo en la selección del tema) y por ellos continuaré en la extravagante tarea de escribir pendejadas. Bueno, la tarea más que ardua y dificultosa es agradable y llena de regocijo el alma, para que negarlo; pero sin la respuesta de ustedes el impulso inicial hubiera muerto a las tres semanas. ¡Muchas Gracias! 

Les dejo a continuación con la Cabalgata de las Valquirias que es la canción con la que acostumbro acompañar algunos momentos de felicidad.

Deja un comentario

Archivado bajo General

Observaciones a la columna del padre Alfonso Llanos

En vista que no se le ha interpretado correctamente Padre Llano voy a diseccionar su última columna para demostrar que quizás el que se ha equivocado es usted. Pido de antemano perdón a mis lectores puesto que este ejercicio será, con seguridad, un poco largo.

“Fui explícito en mi artículo de marras que, ante la muerte de ‘Raúl Reyes’, experimentaba un doble sentimiento: como cristiano, sentía profundo dolor, pero, como todo colombiano bien nacido, no podía menos de complacerme con la justicia que se había practicado”. En primer lugar debe aclarar que la justicia a la que usted alude es la ley del talión: “Privar de la vida, con frecuencia, previas la tortura y la humillación, a un ser humano es delito grave que, en justicia del Talión, merecería ser privado igualmente del derecho a la vida” [1]. En este orden de ideas, usted justifica las vías de hecho, lo cual implica, mi querido seguidor de Cristo, que sumercé aplaude las masacres de campesinos que son “colaboradores de la guerrilla”, las torturas con motosierra a miembros de las Farc y la tortura de sindicalistas (que son, según dicen por ahí, guerrilleros disfrazados). Esa es la ley del talión, ¿no? Diente por diente, y ojo por ojo. Pero ¿dónde quedan los juicios, la recolección de pruebas, los abogados y los demás elementos que aseguran la justeza de la sentencia? ¿Acaso piensa que el derecho no sirve para un pepino? Si Así son las cosas lo mejor que se puede hacer es regar las selvas con Napalm como hacían los valientes marines norteamericanos y quemar a todos los que se esconden bajo su denso follaje. Además usted desconoce aquello que dijo Jesucristo, a quien usted dice seguir: “oísteis que fue dicho: ojo por ojo y diente por diente. Pero Yo os digo: no resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha vuélvele también la otra” (Mat. 5:38-39).  

“De sobra que unos cuantos desteñidos habrían corregido al Maestro cuando comentó, a propósito del suicidio de Judas: “Más le valiera no haber nacido”. ¡Qué falta de consideración con el pobre Judas! Por qué ese prurito de exagerar un lapsus linguae involuntario para hacerle decir a uno más de lo que quiso decir, y no prestar atención al dolor que expresé por la muerte de ‘Reyes’”. En primer lugar padre, creo que Jesús no lo dice a propósito del suicidio sino la onerosa carga que el destino ha puesto sobre sus hombros: “A la verdad el hijo del hombre va, según está escrito de él, mas ¡ay de aquel hombre por quien el hijo del hombre será entregado! Bueno le fuera no a ese hombre no haber nacido” (Mat. 26:24); En segundo lugar dudo que Jesús haya dicho más de lo que quería decir, eso es absurdo. No se puede calificar de “desteñidos” a aquellos que no piensan que estar feliz por la muerte de otro ser humano sea un lapsus linguae pues sus palabras fueron claras y no dejaron lugar a ninguna duda: “Son seres humanos, hijos de la Patria, hijos de Dios, pero siento tener que alegrarme porque los dejen tendidos en medio de la selva. Cuando considero todo el mal que han hecho durante 44 años, no puedo menos de sentir profunda satisfacción con la justicia que los encierra de por vida en las 4 paredes de un calabozo, o los acorrala y rinde en la oscuras tinieblas de la selva, que ellos mismos mancharon con sangre inocente”.   

“Pero no. Tenían que saltar al ruedo algunos defensores del asesino para rasgarse las vestiduras clamando por que el padre Llano se alegraba (“¿al máximo?”, mayúsculo error de lectura) con la muerte de un cristiano”. ¿Defensores del asesino? No será que son, posiblemente, defensores del Estado Social del derecho. “Como si no se hubieran alegrado, también ellos, con la noticia de la muerte de un enemigo de la Patria”. ¿Al fin qué padre: enemigos o defensores? “De la impunidad no se sigue la paz sino el incremento del crimen. Alguien tiene que morir si queremos la paz”. Pero ya han muerto miles de personas de ambos bandos y no se hemos llegado a la paz, ¿no será que ese no es el camino mi querido padre? ¿Quizás la ruta esté más por los senderos del diálogo que de la muerte?  

“Hay que buscar la paz por todos los medios lícitos. Vivo invitando a la paz y al diálogo, pero cuando el enemigo rechaza tercamente el diálogo y se empecina en matar y destruir, el gobernante (con un 84 por ciento de favoritismo) tiene que recurrir a las armas para eliminar a quien se empecina en acabar impávidamente con el país. O, si no, ¿qué está diciendo este respaldo del 84 por ciento sino que ante un ataque aleve y mortal hay que recurrir a la legítima defensa?”. ¡Ah, claro el 84 por ciento de favoritismo! ¿Acaso la mayoría del pueblo no crucificó a Jesucristo y salvo a Barrabas? Si usted hubiera estado en ese momento histórico ¿habría avalado la crucifixión de Jesucristo porque la mayoría la aprobaba? Si Jesucristo volviera y se internara en las selvas colombianas y de pura causalidad hubiera tenido la mala fortuna de ser invitado a la mesa de algún cabecilla de las Farc ¿usted se hubiera alegrado que lo hubieran asesinado porque Uribe tiene un 84 por ciento de popularidad? Espero que no.



5 comentarios

Archivado bajo General

Meme

Según el glosario de WordPress meme es: “idea original o divertida que se replica en la blogosfera de manera vírica” [1]. Hace un momento encontré en el blog Si es para un regaño no estoy un meme del que me quiero infectar (al fin de cuentas el meme es vírico). La idea del mismo es muy sencilla: hacer la lista de las personas que nos han gustado a lo largo de la vida… platonicas y no platonicas… de todo!, todas ellas que a uno le han llamado la atencion, a las que uno se los dijo y a las que no (ahi podria estar una oportunidad de enterarse y hasta de pronto de conseguir algo), se valen ex, no ex, novias (os) de los amigos (as)se valen hasta los malos ratos.. se vale de todo… mejor dicho se vale hasta que hayan gustos homosexuales” [2]. Pues bien me lanzó al agua:

Milena (1984)

Andrea Díaz (1988) 

Edith Díaz (1991)

 J. Carolina Riaño (1992)

Carol  G. Hernandez (1993)

 Paola Gómez (1995)  

Johana Garzón (1996) 

Jenny Andrea Peña (1998-1) 

Daisy Johana (1998-2) 

Pilar Melgarejo (1999-1) 

Liliana Zambrano (1999-2) 

Carolina Rodríguez (2000)   

Astrid Galindo (2002)

Sandra (2004)  

Carolina Puerta (2005)

Mónica Sierra (2007-1)

Yiby Karolina Morales (2007-2)

Luz Amparo Carranza (2008)  

Marjorie Carbonó Avellaneda (2009) 

¿Cuáles son las (os) tuyas (os)?  

6 comentarios

Archivado bajo amor, desplome de los años, General, mujeres, personal

Día del hombre

Mi novia acaba de llamarme para desearme un feliz día del hombre. ¿Feliz día del hombre? Le pregunté curioso. Sí, feliz día del día del hombre. ¿Acaso no sabes que hoy se celebra el día del hombre? Me respondió ella con voz de “me tiré dos minutos pendejamente”. Ah, gracias, le respondí con voz vacilante; hablamos luego que tengo que hacer una investigación jartísima sobre la independencia de Kosovo. Colgué y me senté a buscar en internet acerca el día del hombre.

Como resultado de esta búsqueda hallé este interesante manifiesto que a continuación les transcribo.

¿Quién es el único que se atreve a comerse todo lo que le sirvan  sin chistar?

El abnegado hombre.

¿Quién levanta los pies cuando están haciendo aseo?

El considerado hombre.

¿Quién es el que va vestido de negro al matrimonio?

El estúpido hombre.

¿Quién es el que se expone a una laringitis aguda por estar gritándo a la desconsiderada mujer cada vez que llega a la casa?

El dulce hombre.

¿A quién le toca mirar para el colchón en vez de disfrutar la  decoración del techo y aguantarse los gritos en plena oreja?

Al sacrificado hombre.

¿Quién es el que se expone a una úlcera de la rabia, cuando al llegar a casa no encuentra el aseo hecho, la comida caliente, los niños cambiados, la ropa lavada y planchada, la cocina limpia, la Vanguardia en orden, los recibos de los servicios en la mesa y la mujer en rulos?

El incomprendido hombre.

¿Quién es el que se lastima los nudillos cada vez que reprende a la esposa?

El tierno hombre.

¿A quién es al que le toca exponerse a que lo roben o apuñalen en un bar de mala muerte y amanecer en un duro andén, cada vez que sale a esas sanas reuniones nocturnas con sus amigos, mientras la otra está dormidota en la camita bajo techo?

Al desprotegido hombre.

¿Quién es el que a pesar del cansancio y el estrés, jamás podrá fingir un orgasmo?

El sincero hombre.

¿A quién es el que le toca trabajar para pagar un montón de plata del recibo de la luz, porque la desconsiderada de la casa no hace sino planchar, aspirar, brillar y lavar, por lo menos nueve horas diarias?

Al imbécil hombre.

¿Quién tiene que matar las cucarachas y ratones de la casa porque a la Alteza le da pavor?

Al valiente hombre.

¿A quién es el que se la montan cuando llega con colorete en la camisa?

Al incomprendido hombre (¿acaso uno no puede tener un amigo que trabaje de payaso?).

¿Quién tiene que afeitarse todos los días?

El pobre hombre… bueno, y la suegra.

¿Quién manda en la casa?

La suegra, la mujer, los cuñados, la empleada, el perro y hasta la vecina del abrumado hombre.

¿Quiénes tienen que aguantarse las ganas de llorar?

Nosotros, los machos no lloramos.

¿Quién es el que tiene que gastar considerables sumas de dinero en regalos para el Día de la Madre, la mujer, la secretaria, la amistad, San Valentín, Navidad, cumpleaños, aniversarios y demás fiestas inventadas por el hombre para satisfacer a la mujer?

Adivinen….

¿Quién nunca lleva la contraria, jamás pide que le repitan una pregunta, y se viste en menos de diez minutos?

El ágil hombre.

¿Quién llega inocente y puro al matrimonio?

Sin duda alguna, el hombre (nadie comete matrimonio con conocimiento de causa).

¿Quiénes están leyendo esto a escondidas para poderse reír, ya que si son sorprendidos se exponen a un severo garrotazo?

Los cohibidos hombres.

¿Quién jamás podrá decir una mentira?

Los sinceros hombres (somos inocentes hasta que se nos demuestre lo contrario).

¿Quién tiene que aguantarse las típicas escenitas de: ¡Ya no eres el mismo! ¿No me vas a salir esta noche con que estás cansado?, ¡Ese pelo no es mío!, ¡Me voy para donde mi mamá?

El resignado hombre.

¿El nombre de quién es el que está en los recibos de los servicios públicos, el directorio telefónico y la escritura de la casa?

El del testaferro del hombre (uno figura pero la que manda es otra).  

 

¡VARONES ALZAOS EN PIE DE LUCHA! Conformemos un movimiento machista para reivindicar nuestros derechos al “DÍA DEL HOMBRE”.

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo General