Archivo mensual: agosto 2009

Orgasmo

orgasmo1(Fuente de la Imagen)

Sientes un cosquilleo en el abdomen que produce un sospechoso eco en los testículos. Aceleras, sin importarte el paradero del hormigueo, el ritmo de los embates. Una gota de sudor resbala por tu frente al tiempo que aumenta de intensidad el palmoteo de tus muslos contra sus nalgas. Tus piernas y brazos empiezan, inexplicablemente, a temblar. Una felicidad ajena al cuerpo y, por tanto, a los circunstantes, emerge de algún rincón del universo. Tu compañera acoge la embriaguez celestial con la misma reverencia que lo haces tú. Los bordes de la realidad, un segundo después, se desvanecen en las brumosas aguas del goce a la vez que la materialidad se diluye en una suerte de caos primigenio. Poco después desciendes, gracias al cabeceo frenético de tu pene, a la sustancia olvidada en el ascenso orgásmico. Empiezas, en ese instante, a ser consciente del crispamiento del cuerpo de tu pareja y de las últimas oscilaciones de tu pene. Brota, en contraposición a la felicidad incorpórea de segundos atrás, una alegría enraizada en la satisfacción carnal. Sonríes a la espalda -desnuda y sudorosa- de tu compañera…

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo General, mujeres, sexo

Pregunta #1

mar1(Fuente de la Imagen)

¿Existe objeto más estimulante que aquel que puede extraviarse en algún recodo del destino? La observación y la experimentación directa me han enseñado que sólo los elementos que gozan de este atributo, y que por suerte son de nuestra propiedad, nos impulsan a luchar por ellos y, gracias a esta constante pelea, los incluimos entre los más amados. Por ello, mi tierna niña, debemos agradecer que nuestro amor crezca entre la aridez de la distancia y que nuestro humor –mudable y montaraz – desestabilice la institución del noviazgo. Estoy seguro que asumiríamos, si las circunstancias fuesen indulgentes, que no deberíamos cultivar o, por lo menos, cuidar del amor que florece en nuestros corazones. ¿Preferirías, en ese orden de ideas, una relación fría en lugar de este amor- impetuoso y arisco – que amenaza robarnos el sosiego?…

2 comentarios

Archivado bajo amor, Marjorie, serie preguntas

Mínimas (9)

amor5(Fuente de la Imagen)

El amor es, en suma, elevar a una persona sobre las demás; atenuar sus defectos, lustrar sus cualidades y olvidar sus faltas… nadie, sin embargo, puede negar que este auto engaño es la única oportunidad de robar una brizna de hierba al Jardín del Edén…

6 comentarios

Archivado bajo amor, mínimas

33 días

amor1(Fuente de la Imagen)

A Marjorie; dueña y señora de las comarcas en las que mis palabras hayan cobijo

No sé si nuestros actos están guiados por el destino o si gozamos de la dudosa facultad de gobernar nuestra vida; lo cierto, y de ello no me cabe duda alguna, es que el destino -o el azaroso conjunto de tropezones que han tallado mi presente- almidonó tu voz de alondra para enloquecer, a fuerza de sicalípticos susurros, mis días y le cuchicheó, además, versos a Joaquín Sabina para que escribiera aquella canción que escolta tus noches de melancolía. Ignoro, asimismo, si fue la providencia quien me condujo a tus brazos o si una cadena de aciertos llevó mis manos sobre tu piel; de lo que estoy seguro es que los treinta y tres días que unen aquella mañana en la que mi boca buscó tus labios y esta noche –oscura y fría, como todas las noches en las que estás ausente- han sido los más felices de mi vida. Por ello celebro que en este periodo crezca la certeza (tan esquiva en épocas de incertidumbre) que la distancia, por acerba que se muestre, es incapaz de sofocar el amor que germina a la sombra de mis palabras y que los asaltos de las dificultades no han menoscaban –ni menoscabarán- la ternura de tu mirada.

10 comentarios

Archivado bajo amor, desplome de los años, Marjorie, personal

Mínimas (8)

noche2.htm(Fuente de la Imagen)

Anoche el futuro susurraba, desde la otra orilla de las tinieblas, palabras que se deshilachaban hasta hacerse hebras de silencio…

Deja un comentario

Archivado bajo General, mínimas

Mínimas (7)

naufragio1(Fuente de la Imagen)

La tentación es una amiga que visita mis aposentos en aquellos días en los que no es bienvenida. Esconde los cuadernos, las copias y los libros; explota las llantas o el radiador de los buses; me inflama los oídos y las amígdalas o atiborra el cielo de truenos y centellas. Luego, cuando me entrego a sus demandas, me abandona en un naufragio de materias perdidas, deudas impagables, sonrisas paganas y amores eternos…

2 comentarios

Archivado bajo amor, mínimas, personal

Decadencia

decadencia1(Fuente de la Imagen)

Dedicado a Elsa Galindo

Lo contemplas con una mezcla de melancolía y frustración en tanto que él te mira con la misma jactancia con la que lo hacía veinte años atrás. Vislumbras la vida a su lado: mides las carreteras que no hubieras transitado, los países que no habrías conocido y las sonrisas que se hubieran marchitado mientras luchabas por su amor. Te recuestas en el espaldar de la silla con la certeza que en pocos minutos te tomará la mano y empezará a recitarte versos de Neruda; luego medirá la resistencia de tu voluntad con una mirada apacible para proponerte, al final de escrutinio, un crucero por el callejón de la pasión. La calidez de tus manos, tus apolillados versos y la promesa de tu cuerpo quedaron, al igual que tú, rezagados en los pliegues del tiempo; prefiero recordarte como el jovencito que encendió mi cuerpo en los albores de la adolescencia que como el hombre al que la rutina y el fracaso transformaron en un ser decadente, le dices mientras observas su mano levantarse de la mesa. Sientes que la espuma que se agita en la boca del estómago sube a tu cabeza; te levantas lentamente; das media vuelta y empiezas a caminar por el sendero de cemento con la seguridad que veinte años de tu vida agonizan en los ojos que ven fundir tu silueta con las sombras de los sauces.

2 comentarios

Archivado bajo adolescencia, amor, desamor, desplome de los años