Archivo mensual: febrero 2008

Colombiano gana premio Ig Nobel

ratonlab2.jpg

Como lo leen, un colombiano gano el prestigioso premio Ig Nobel. En esta ocasión un bogotano, junto con dos españoles, descubrió que las ratas no distinguen entre el japonés y el holandés si la persona lo habla al revés. Las ratas, al igual que uno que otro despistado colombiano, no distinguen si el interlocutor es un japonés que le canta aquella tonada que dice:

Chiyo ni,
Yachiyo ni
Sazare ishi no,
Iwao to narite,
Koke no musu made.
 

al revés o un holandes cantándole:

Wilhelmus van Nassouwe
Ben ik, van Duitsen bloed,
Den vaderland getrouwe
Blijf ik tot in den dood.
Een Prinse van Oranje
Ben ik, vrij onverveerd,
Den Koning van Hispanje
Heb ik altijd geëerd.

en reversa. ¿Cómo lo descubrió? Muy fácil. Cada vez que se oía una frase en holandés la rata oprimía una palanca que le suministraba una bola de azucarada, pero si la frase era dicha en japonés no descendía la bola al tocar la palanca. Al poco tiempo el roedor no se tomaba el trabajo de pulsar la palanca si la frase era en japonés y corría presto si las palabras eran dichas en holandés. Luego, cuando el animal ya tarareaba la frase al ir por su bola de azúcar, le decían las frases al revés y el pobre animal se desorienta, respuesta que demuestra la hipótesis del científico.

El hombre detrás de este experimento se llama Juan Manuel Toro. Nació en la ciudad de Bogotá pero siendo niño se fue con sus padres a vivir a Pereira. Años después retornaría a esta fría loma para estudiar psicología en la Universidad Nacional. De este lugar emigró a la madre patria para hacer el doctorado, lugar donde investigó la insólita incapacidad de los roedores para distinguir entre el holandés y el japonés si este se habla al revés. El artículo que le hizo merecedor al premio Ig Nobel se publicó en el Journal of Experimental Psychology.

Ahora, si usted no sabe qué carajos es el premio Ig Nobel le anexo la definición de este premio dada en Wikipedia; si no recordó, además, qué sigue después de “Heb ik altijd geëerd” le aconsejo que hable con alguna rata de alcantarilla o con algun ratón canequero que él con seguridad le cantará con aguda voz:

Mijn schild ende betrouwen
Zijt Gij, o God mijn Heer,
Op U zo wil ik bouwen,
Verlaat mij nimmermeer.
Dat ik doch vroom mag blijven,
Uw dienaar t’aller stond,
De tirannie verdrijven
Die mij mijn hart doorwondt.

“Los premios Ig Nobel son una parodia de los premio Nobel que suele resolverse en las mismas fechas que los premios originales, aproximadamente en el mes de octubre. Están organizados por la revista de humor científica Annals of Improbable Research (AIR), y co-patrocinados por varias sociedades que ostentan la palabra Harvard en su denominación, como The Harvard Computer Society o The Harvard-Radcliffe Society of Physics Students. La gala de entrega se realiza en el Sanders Theatre, de la Universidad de Harvard.

Su aceptación y popularidad desde su institución en 1991 es creciente con el paso del tiempo. Estos premios galardonan los logros de investigaciones que primero pueden provocar risas, pero después hacen que las personas piensen. Los premios pretenden celebrar lo inusual, honrar lo imaginativo y estimular el interés de todos por la ciencia, la medicina, y la tecnología.

En idioma inglés Ig Nobel se pronuncia igual que ignoble, que significa “innoble”, de ahí el nombre” [1].

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo comentario, General

Diez manías

Para no quedarme atrás en la moda de incluir una lista de atributos, características o condiciones en el blog, les dejo el inventario de las diez manías más extrañas que me acompañan todos los días.

1.      Intento comprar todo en número par. Es más, intento que toda mi vida esté circunscrita a un número par: si guardo en un casillero quiero que su número sea par; hubiera querido que el número de mi cedula fuera par, etc.

2.      Me gusta bañarme con agua fría y salir a calentarme desnudo al sol después de ducharme.

3.      No pongo jamás el pie izquierdo en el piso cuando me levanto por la mañana.

4.      Detesto que mi maleta descanse en el suelo.  

5.      Debo tener por lo menos dos esferos en la maleta (si hay más deben ser, como ya saben, un número par).  

6.      Debe haber por lo menos un libro en la maleta.

7.      Nunca me quito el anillo que me regaló mi hermana.

8.      No dejo que toquen el anillo que me regaló mi hermana.

9.      Enfurecerme por ver los dedos marcados en la pantalla del computador.

10.  Ver todas las noches la luna.

¿Cuáles son las suyas?

2 comentarios

Archivado bajo General

La sensibilidad de los matemáticos

Los matemáticos no siempre son los maltrechos habitantes de las catacumbas de los números o los sagaces profesores que nos deslumbran con sus conocimientos. Los matemáticos son humanos que reptan por las paredes del tiempo con las mismas sogas que le atan los pies a las demás mortales. Ejemplo de lo anterior es el trabajo de Luz Amparo Carranza. Ella, fecundo arroyo de versos, ha transitado los meandros de la tristeza con el mismo vigor con el que ha recorrido los túneles de las ecuaciones, lo cual le permite escribir poemas atiborrados de coraje y de fiereza. Luz Amparo, como todo mortal, ha rasguñado la corteza del azar para conquistar sus alados sueños o se ha batido con los fantasmas para defender el imperio ocupado…

Si quieren saber más sobre ella pueden ir a la entrevista que le hizo Rodolfo para “los impresentables” o pueden ver atrás la descripción que hice de ella.

4 comentarios

Archivado bajo comentario, General

Manuela (la 33)

Para cerrar la semana musical los dejo con el maravilloso grupo “la 33”. Estos señores son: Sergio Mejía (bajo, arreglos, dirección), Santiago Mejía (piano acústico), Guillermo Celis y David Cantillo ‘Malpelo’ (voces), Diego Sánchez (bongóes, coros), Cipriano Rojas ‘Ciro’ (congas), Juan David Fernández ‘Palo (timbales), Roland Nieto (trumpet), Felipe Cárdenas (saxo tenor), Vladimir Romero y José Miguel Vega ‘El Profe’ (trombones).

La siguiente canción celebra el regocijo del amor con cuatro cirios de silencio en la humedad de la incertidumbre. Manuela, guajira de largo tranco, inclinada sobre el amanecer puede desvanecerse con el primer rayo de sol o puede permanecer hasta el último día de la existencia. El amor se abate ante el recelo en tanto que suena el bongó, el tiple y el son…  

Para aquellos que les gustó y quieren saber más los pueden ubicar en www.la-33.com


Deja un comentario

Archivado bajo comentario, General

Emborráchame de Amor (Hector Lavoe)

Cadenciosa verdad que entra por los grietas del amor que nace en la oscuridad de las fiestas o de las tabernas. Un hombre despechado que navega en el etílico idilio del dolor le expone, con argumentos contundentes,   a una hermosa mujer las razones por las que ella debe aceptar su ofrecimiento.

Deja un comentario

Archivado bajo comentario, General

Las cuarenta (Rolando Laserie)

La sinuosa cadencia de la trompeta prepara el terreno para la infiltración subrepticia de los clarinetes y el aristocrático piano, el cual, con seis firmes pasos,   precede al suave remolino de mansos vientos que suben por la cresta de la evocación hasta que el firme puntillazo del piano acalla su jovial incursión, preludiando así la aterciopelada voz de Rolando Laserie; él, en pleno uso de sus prerrogativas, cierra el paréntesis armónico con la descripción del hombre que mancillado por los años retorna a la arista delirante de reminiscencias

  

Deja un comentario

Archivado bajo comentario, General

Penélope (Joan Manuel Serrat)

El silbido del tren le hace palpitar el corazón; presiente que ha llegado el momento anhelado, que la espera de treinta años ha cesado y que bajará del tren su amado. Mira pasar la gente, presta atención a las caras, a los ademanes y a los movimientos de los viajeros. No, ninguno de ellos es. Se sienta de nuevo, rememora el aciago momento en el que Arcadio decidió buscar la fortuna en otros parajes. Se peina con la mano el cabello cano y se sienta de nuevo a esperar el arribo de su amado…

1 comentario

Archivado bajo comentario, General