Archivo diario: marzo 12, 2008

El padre Alfonso Llano y sus virtudes católicas

Tiene usted toda la razón Padre Llano. Debe alegrarnos que hayan masacrado a ese impío hombre como la rata que es; que le hayan lanzado misiles y le hayan llenado de metralla el cuerpo. Debe regocijarnos, igualmente, que hayan exhibido su cuerpo baleado para escarnio de los sinvergüenzas que quieran oponerse a los designios de nuestro señor.

No debemos olvidarnos, asimismo, que la gleba ignorante no escuche las enseñanzas de aquel milenario revolucionario de barba y cabello largo que gritaba a la multitud que a sus pies se congregaba:

“Amad a vuestro enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen y orad por los que os ultrajan y os persiguen” (Mat. 5:44).

Estas palabras sólo pueden salir de uno de aquellos hombres de hábitos sospechosos que generalmente apoyan el matrimonio entre homosexuales y que pervierten la moral de los hombres probos que se ven forzados a incumplir los sagrados mandamientos del señor para extender su gloria por el orbe.

Celebro su elocuencia y la justeza de sus argumentos y, sobre todas las cosas padre, elogio sus probadas virtudes católicas.  



Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo General

Vía libre a la tortura en el amado país del norte

El gran jefe del norte ha dado vía libre para que se puedan usar algunas técnicas divertidas y gratas de aplicar a los enemigos de la democracia [1].

Entre los entretenidos ejercicios interrogativos se encuentra la denominada “waterboarding”. Esta agradable técnica consiste en inocular agua por las fosas nasales del interrogado para que este sienta que muere de ahogo. La sesión se repite un par de veces más. Al amenazarlo con repetir la dosis una tercera vez el malandrín dirá todo lo que sabe para no ser sometido a este ameno ejercicio. ¡Una maravilla! Estamos convencidos que el gobierno de los Estados Unidos, en su afán de atender a sus prisioneros y de no quedarse a la saga de los ingeniosos países latinoamericanos o de los pedestres homólogos africanos en materia de torturas, creará técnicas de interrogación utilizando tecnología de punta.

Nosotros, dado el centenario afán de imitar al coloso del norte, también usaremos la tecnología de punta en los interrogatorios: les quitaremos los pelos de la nariz a los bribones con alicates de punta o les daremos jueteras con cables de fibra óptica.

El caso es que con esta decisión el adelantado presidente ha dado un paso más en la carrera hacia la democracia y las libertades civiles. ¡Bendito sea su nombre!

Deja un comentario

Archivado bajo General

Cinco figuras jurídicas que apoyan a “Rojas”

El tiempo asegura que “Rojas” puede “Alegar legitima defensa, miedo insuperable, error invencible, estado de necesidad o principio de oportunidad” [1] para no ir a la cárcel. En virtud al interés que este tema genera en la mayoría de colombianos me tomaré la licencia de extenderme en cada una de las figuras jurídicas para que los lectores tengan elementos de juicio a la hora de opinar sobre el particular.

Legítima Defensa. Dadas las circunstancias se podría alegar que “Rojas” se vio obligado a defenderse de los abominables ronquidos del igualmente repugnante Ríos. “Rojas”, en efecto, al encajarle un tiro en la frente a Ríos, mientras este dormía, demuestra que, ante la amenaza de los bufidos, tuvo que pegarle un tiro para que este peligroso gruñido cesara y así salvar su integridad física.

Miedo Insufrible. Quizás “Rojas” haya creído que las babuchas de garras que su jefe dejaba bajo el chinchorro demostraban que su jefe se transformaba en hombre lobo, lo cual lo condujo a estado de pánico de tal suerte que perdió los estribos y le propinó una disparo en la frente con la bala de plata que Van Hellsing Jaramillo le llevó desde Transilvania, Caldas.

Error Invencible. Puede ser que “Rojas” quiso matar el zancudo que abrevaba la sangre del cabecilla de un tiro y dado que el insecto voló ante la detonación, el tiro le cayó en la frente del jefe.

Estado de Necesidad. Probablemente “Rojas” llevaba dos horas sin asesinar a nadie, hecho que lo condujo a un estado de ansiedad insoportable, la cual, a su vez, lo impulsó a dispararle a su jefe.

Principio de Oportunidad. Seguramente “Rojas” estaba bajo de fondos a causa de los del regreso de los hijos al colegio (ya saben: dos camuflados, tres cajas de explosivo plástico, una canana, etc.) y se dijo a sí mismo: yo necesitando billetico y la plata roncando en el chinchorro, yo mejor le pego un tiro, le quito una mano y me gano esos pesistos. Tomó su fusil y puso en marcha su proyecto.

De lo anterior se concluye que aquellos que dicen que el señor Montoya es un asesino se equivocan: él es tan sólo un hombre probo que se vio obligado o inducido por una neurosis pasajera -eso lo determinará la sagrada providencia- a pegarle un tirillo al luciferino cabecilla de las Farc.


1 comentario

Archivado bajo General