El amor y las palomas (Facundo Cabral)

Hace unos minutos vi una muchacha de veinte años liando en una red de miradas insinuantes y proposiciones de significado turbio a un niño de dieciséis años; el jovencito, a su vez, pataleaba en un naufragio de frases de cajón y respuestas ruborosas. Al verla recordé a Facundo Cabral diciendo que las mujeres fáciles son las que tiene la misión de salvar a los hombres de las mujeres difíciles. Escuche esa frase en mi niñez, una y otra vez, hasta que la adolescencia entró por las ventanas de mi infancia. Después, cuando el vendaval del sexo derrumbó puertas y despeinó árboles, entendí la contundencia de la afirmación: gracias a las mujeres fáciles los hombres se inician en los meandros del sexo sin tener que recurrir a ruegos ni a pagos vejatorios.

Después que la pareja se bajó en una estación de Transmilenio pensaba que lo desventajoso de aquellos seres maravillosos es que no dilatan su estadía en los pórticos del corazón sino que se elevan con la primera mirada coqueta que les robe la sonrisa. Nos dejan, me dije al tiempo que veía la llovizna empapar los vidrios con sus deditos húmedos, sin importarles nada. ¿Acaso, me pregunté al instante, nos deben fidelidad por amarlas? ¿No son libres para volar de espina en espina? Luego, cuando los interrogantes se anudaban en el cuello, vino al rescate la voz de Facundo Cabral:

Le bastaba abrir los brazos para tener la medida de la ternura
y el lazo que une la muerte y la vida…

heredó de la mañana su condición de paloma
y volaba muy bajito para mirarse en su sombra

en ese momento el amor se hizo brisa y los recuerdos se tiñeron de colores pastel…

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo General, reflexiones, sexo

6 Respuestas a “El amor y las palomas (Facundo Cabral)

  1. Qué bellas e inocentes imágenes que se complementan con la tremenda canción de Facundo Cabral. Muy interesante tu sitio, prometo detenerme otra vez en esta estación.
    Un abrazo.

  2. Cuando era niña mi mamá solía decirnos a mis hermanas y a mi, que los hombres sólo querían una cosa, nunca dijo exactamente qué, así que llegué a la adolescencia sin saber qué cosas impúdicas hacían un hombre y una mujer cuando nadie los veía, y que, también según mi mamá, sólo debían hacerse una vez estuvieran casados -te podrás imaginar el tabú que representaba la palabra “sexo” en casa-. Por eso, el día que se me ocurrió ir al cine con algunos amigos a ver, nada menos y nada más, que Bajos Instintos casi me convierto en tomate cuando apareció la amiga Sharon Stone abriendo las piernas y mostrando sus intimidades sin pudor. Encima se pasa media película, entre jadeos y gemidos con Michael Douglas. Por supuesto quise con todo el corazón que me tragara la tierra o que me cayera el cielo raso en la cabeza. Sin embargo, pasó, y así -muy a groso modo, por supuesto- me enteré de “la única cosa que querían los hombres”. Aunque fue mucho más tarde que me enteré de cómo se hacen esas cosas. La cuestión es, que para nosotras las mujeres es más difícil que para los hombres romper el cascaron y conocer el sexo, porque te catalogan de chica fácil si te dejas llevar. Tal vez por eso hayan tantas mujeres reprimidas y anorgásmicas por la vida, pero esa, como decían en Conan el Bárbaro, es otra historia.
    Interesante, mi estimado, lo que has dejado hoy.
    Un saludo desde Bs. As.!
    M.

  3. Diego Niño

    Abrazador: estas imágenes cándidas me acompañan en los largos viajes en bus o en transmilenio. Hay ocasiones, sin embargo, que los pensamientos se extravían en vericuetos difíciles de transitar.

    Pasa cuando quieras, siempre serás bienvenido.

    Un abrazo

  4. Diego Niño

    Manuela: soy de los que cree que el rasero debe ser el mismo para hombres y mujeres: nada más injusto que a las mujeres que inician su vida sexual con relativa prontitud las estigmaticen mientras que a un hombre que inicia a la misma edad se le felicite.

    Las mujeres a las que alude el post son aquellas que les encanta iniciar jovencitos en el hostil arte del amor, o aquellas que gustan de repartir sus dones entre sus allegados.

    Un abrazo desde Bogotá.

    PD: Yo, al igual que tú, digo cuando el tema es lateral y no tiene implicaciones en la discusión: “como dice al final de Conan: pero esa es otra historia”. Me alegró saber que no soy el único que se acuerda de esa película (mis compañeros de universidad nacieron después del 89).

  5. Maria

    no se quien eres, pero por como me llevaste contigo con esa pareja, sospecho eres maravilloso…creo que tienes un gran respeto por el amor… y el haber mencionado a mi amado Facundo Cabral y traerlo a la memoria de todos los que han sido tocados por su sabiduria y por su amor….solo te puedo decir GRACIAS! … y feliz vida

  6. Diego Niño

    Gracias María por los buenos deseos. Más que respeto es curiosidad lo que el amor despierta en mí. La mayoría de los escritos que aparecen en este blog indagan por las variantes del amor y del desamor, su inevitable compañero.

    Me alegra saber, por otra parte, que soy capaz de transportar por el riel de las palabras a las personas que me leen.

    De nuevo gracias.

    Un abrazo desde la fría Bogotá.

    PD: Creería que, al igual que la María de Cabral, le heredaste a la mañana tu condición de paloma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s