Archivo de la etiqueta: serie instrucciones

Instrucciones para Despedir un Amor

desesperacion1

(Fuente de la Imagen)

Dedicado a las mujeres que despiden, despidieron o despedirán, un amor.

Reemplace, en primer lugar, los ojos que lo amaron; destituya los gladiolos que murmuran desde el pasado; corte la mano que acaricio su frente y entiérrela en los surcos del olvido. Tronche, acto seguido, la luna y expulse las tinieblas que suspiran su nombre. Es de suma importancia que no olvide, en este punto, apagar la voz que mascullaba obscenidades y los labios que medían la geografía de su piel (si no toma en cuenta esta advertencia es probable que la traicione el corazón). Acuchille, una vez se han cerrado las rutas de la evocación, los versos que palpitan detrás de la fotografía, borre las estelas de su sonrisa, anule su voz, apuñale sus palabras, lije sus abrazos, degrade sus afirmaciones y repudie su memoria. Saque -si su voluntad no se ha desmigajado en alguno de los pasos anteriores- la mano que le queda (recuerde que la otra está enterrada en los surcos del olvido); despídase de él, de usted, de las calles que concurrían a su cinismo, del gorjeo de las alondras, de sus besos y de aquel rincón de su cuerpo al que se aferraba en las noches de desasosiego. Encienda, para terminar, su mejor sonrisa y entréguese al azar de los amores susurrantes.

6 comentarios

Archivado bajo desamor, serie instrucciones

Mínimas (5)

desierto4

(Fuente de la Imagen)

Instrucciones para Tronchar un Sueño

Tómate el trabajo de elegir entre los peatones a aquella que transite en silencio. Mírala a los ojos y dale plumas para que confeccione un par de alas. Luego llévala al andamio de tus besos, arrójala al vacío y mírala aletear desesperadamente en el vacio (repite la operación hasta que estés seguro que aprendió a volar con tus besos). Condúcela, acto seguido, al mar de tu silencio y proporciónale dos aletas. Lánzala a las tempestuosas olas y obsérvala hundirse en el torrente (repite esta ejercicio hasta que aprenda a bucear en las espesas aguas del silencio). Después tápale los ojos y encamínala al desierto de tu indiferencia; átala a un árbol y déjala hundirse en los interrogantes…

12 comentarios

Archivado bajo desamor, mínimas, serie instrucciones