Archivo de la etiqueta: ocaso del tiempo

Sobre el sexo y el ocaso del tiempo

Venía pensando en el bus sobre el ocaso del tiempo. Después de unos minutos de reflexión concluí que los sueños no son los únicos que se desploman: el sexo, con toda su irreverencia, también dobla la testa al paso de los años.

Si no me creen piensen cómo ha cambiado su conducta sexual.

Antes uno complementaba el sexo con Rock a todo volumen en el carro que le prestaba el papá; ahora pone música Barroca o, si uno se siente impetuoso, coloca la quinta sinfonía de Mahler. Ahora se hace el amor bajo la luz de velas; antes se hacía en la oscuridad del garaje o en las penumbras de un parque. Ahora se adereza el sexo con vino importado, antes se aliñaba la fajina con Moscato Passito. Ahora no podemos hacer el amor si no hay debajo sábanas de seda o, si se es un poco lobo, de satín; antes se colocaba hojas de cuaderno, de periódico, o simplemente se echaba sobre el piso sin importarle la arrastrada. Las sábanas ahora deben oler a perfume de sándalo; antes, si se estaba en tierra caliente, se ambientaba el sexo con perfume de sandalia. Ahora, cuando termina el sexo, uno mira a su pareja a los ojos y le dice: “bañémonos juntos”; antes uno la miraba a los ojos y le decía con voz entrecortada: “páseme un pañuelo”.

Como ven el sexo, al igual que las quimeras juveniles, empieza a ajustarse a la norma.




Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo General, reflexiones, sexo