Archivo de la etiqueta: falacia

La crisis de los treinta: falacia social

El año pasado tuve una relación con una mujer mayor de treinta años (está divorciada y tiene una niña de cinco años). La relación hubiera sido exitosa de no ser por la diferencia de edad (con esto no quiero decir que considero que la diferencia de siete años fuera significativa): cuatro y cuatro contra veintisiete. A esta edad las mujeres pintan la relación con tonalidades rabiosas. La relación para ellas debe, por ejemplo, proyectarse en el futuro. Recuerdo que siempre me reclamaba que yo no me proyectaba como ella lo hacía. ¿Proyectarme? Le preguntaba cada vez que me hacia ese reclamo. Sí niño; proyectarte; me respondía; esto no es ninguna aventura. Esto no es una aventura, es cierto; le respondía yo; pero eso no quiere decir que tenga que construir un futuro con mansiones y choferes arrugados. Me reñía porque no terminaba la carrera; o porque me vestía como un adolescente; o cosas por el estilo. Esto y el hecho que viviera a mil kilómetros destruyo la relación.

Recordé esto cuando leí las reflexiones de la hermosa Serendipity y del divertido Pedro sobre las mujeres mayores de treinta años. La lectura trajo a mi memoria, de hecho, el reminiscencia de un par de mujeres que me acosaron en mi lejana juventud. Sus edades oscilaban entre los veintinueve y los treinta. Ellas sólo hablaban de ahorros, casas e hijos. Después de conversaciones tan amenas no me quedaban ganas de entablar- ahora sí- algún tipo de aventura con ellas.

¿Pero, me pregunto ahora, incide el reloj biológico en estos comportamientos? Considero que la mayor fuerza la hace la sociedad. Ejemplo de ello lo da Serendipity en el post citado arriba. Después que todas las amigas, primas, tías y abuelas le taladran día y noche a la mujer el cuento de los hijos, el novio, el trabajo y la profesión la mujer decide, por simple cansancio, tomar el sendero indicado por ellas. Si a esto le agregamos la naturaleza susurrándole al oído que perpetúe la especie tenemos a una mujer a punto de pegarse un tiro a causa del trote del reloj y la ausencia del “molde” para los futuros hijos.

A Lo anterior hay que agregarle el fenómeno más extraño que he visto: las mujeres mayores de treinta años se siente viejas y feas. Esto no es cierto: la mejor etapa de la mujer inicia a los treinta años. Una mujer de veintitantos en muy insegura y no sabe lo que quiere. Una mujer de treintaitantos, al contrario, sabe exactamente lo que quiere. Las de veintitantos esperan; las de treintaitantos reclaman; las de veintitantos investigan tímidamente el universo del sexo; las de treintaitantos los construyen. Las de veintitantos seducen con las promesas de su cuerpo; las de treintaitantos convidan con la certeza de su experiencia y su intelecto… ¿Por qué, entonces, se sienten inferiores si la ventaja está de su lado?

Anuncios

15 comentarios

Archivado bajo General, mujeres