Archivo de la etiqueta: alcohol

Mutaciones labradas por el tiempo

pastillas-y-alcohol

(Fuente de la imagen)

Los años modifican las apetencias. Cuando era niño, por ejemplo, soñaba con carros a control remoto -que en aquellos lejanos días vehículos atados por un cable a un control pequeño, con cuatro funciones: adelante, atrás, derecha e izquierda-y pistolas de balines. Cuando entró la efervescente adolescencia rogaba para que la cerveza fuera gratuita y para que las mujeres, además de correr desnudas, siempre estuvieran dispuestas a acceder a mis requerimientos. Ahora sueño con lugares llenos de pastillas, jarabes y grajeas de todos los colores y sabores, con la facultad de curar cualquier dolencia.

Las apetencias vienen articuladas a parajes específicos. En la niñez los lugares soñados eran las jugueterías o los parques de diversiones –que en aquel tiempo llamaban ciudades de hierro-. En la adolescencia las comarcas deseados eran playas nudistas y cantinas llenas de barriles de cerveza y adolescentes con diminutos tops y falditas pequeñas (debo confesar que los lugares en los que prefería tomar eran las casas de mis amigos o la mía; y si se trataba de lugares foráneos prefería las tiendas de mala muerte que estaban (y aún están) custodiadas por bolsas de agua y matas amarillas de sábila). Ahora sueño con droguerías interminables, con cientos de estantes en los que se exhiben miles de jarabes, vitaminas y pastillas.

Antes la mujer perfecta era aquella que bebía durante días sin dormir y sin emitir una queja (aunque no lo crean, conocí algunas mujeres con esta particularidad). Ahora la mujer soñada es aquella con la que puedo entablar conversaciones interminables. Antaño anhelaba morir desnudo en medio de una borrachera bíblica. Ahora deseo morir tranquilamente en mi cama. Antes vivía en y por el trago, ahora no tengo otra razón para vivir que la vida en sí misma. Antes me importaba un comino los compromisos, la universidad, las instituciones, la autoridad, hoy tampoco me interesan…

Como ven los años han transformado a un joven irresponsable y alcohólico en un adulto irresponsable e hipocondriaco. ¿Creen que fue un buen cambio?

8 comentarios

Archivado bajo evocaciones, General

Sobre los vicios y sus consecuencias

En los 10589 días que he pasado en este planeta he tenido toda suerte de vicios. El primero de ellos fue el tetero (biberón, en otras latitudes). Recuerdo que no podía tomarme el chocolate, ni ninguna bebida caliente, si no la exprimía de la goma del chupo. El vicio lo abandoné en los meses posteriores al kínder (entré de cinco años a este curso).

Al poco tiempo que renuncié al tetero me envicié con la televisión. La mayoría de los niños de mi época cruzaron la niñez corriendo detrás de aros de hierro, jugando canicas o brincando cuerda. Yo no. Me la pasaba acostado viendo televisión desde las cinco de la tarde hasta el final de la programación a media noche (sí, lo sé: mis papás fueron bastante laxos). Esta mala costumbre la dejé cuando la adolescencia entró como un viento a las tardes marchitas del año noventa y tres.

A finales de ese mismo año adquirí el hábito de embriagarme cada vez que se diera la oportunidad, y dado que la ocasión se presentaba con bastante frecuencia, tuve una adolescencia inundada de alcohol (algunas historias del anecdotario dan cuenta de algunas jornadas inolvidables de desenfreno etílico). Este hábito -que para el año dos mil tres ya era un vicio incorregible- me condujo, unido con una malasia cortical, a una crisis convulsiva que derivo, a su vez, en epilepsia.

El trago me empujó al cigarrillo. Este vicio se atornilló lentamente en mis hábitos diarios hasta convertirse en parte de ellos (en muchas ocasiones era lo único que hacia). Recuerdo, por ejemplo, que amaba el cigarrillo que se fuma después del almuerzo y el que consumía cuando las nubes se enrojecen. El uso continuado del tabaco menoscabó significativamente mi resistencia física, lo que me indujo a abandonarlo la tarde del primero de febrero del año pasado…

Esta tarde, mientras apuraba un sancocho atiborrado de papas y costilla, hacia el anterior recuento. Cuando concluí el segundo plato de sancocho recordé que el exceso en la comida (mi actual vicio) me tiene al borde de un infarto gracias a la hipertrigliceria causada por el exceso de harinas y grasas. Un segundo después evoqué los momentos maravillosos que he pasado junto a los vicios: el cigarrillo humeando en mis dedos en las noches de soledad, el alcohol que avalaba interminables conversaciones con mis amigos del alma, o la fiesta de sabores y sensaciones del ajiaco. ¡Vale la pena!, concluí con el estómago abarrotado de carbohidratos y grasas; ¡realmente vale la pena!, repetí al tiempo que me frotaba el abdomen abultado.

16 comentarios

Archivado bajo General, reflexiones