Archivo de la categoría: comentario

Derechos y privilegios

(Fuente de la Imagen)

Dedicado a Fernando Bolaños

Admito que no me queda bien aquella costumbre de ilusionarse, emerger de las cenagosas corrientes de la realidad para combinar circunstancias y probabilidades que van más allá de lo admisible. Soy, en ese sentido, un individuo diferente de quienes hacen cuentas alegres con las futuras ganancias o de los que se imaginan casados con la mujer que le sonrío en una intersección de calles. Sólo me aferro a lo concreto, a lo que se puede tocar y medir, a este terruño desgastado y vacilante en el que soy un hombre que lee y escribe, que enseña matemáticas, que se divierte o se aburre mortalmente. Una persona, por tanto, que reclama sus Derechos de Hombre Común: tener el privilegio de partirse el alma contra las adversidades, de desear la mujer propia y la del prójimo o de correr, de repente y porque sí, bajo cualquier aguacero, a la usanza gringa, cantando Héctor Lavoe a todo grito. Normas que me permiten hacer mi juego, reclamar ganancias, pedir revancha o perdonar por generosidad o negligencia…

Esa es la razón por la que escribo para ti, compañero, cómplice, hombre o mujer que encuentras todas las puertas cerradas, que te burlas de tus fracasos y te asustan las victorias, que no conoces consuelo, que deseas agitar las lagunas del olvido con tus pasos: porque nos hermanan estas leyes con las que perdemos o ganamos modestamente, sin posibilidad de abandonar los linderos de la normalidad, esta incapacidad para ilusionarnos con la aurora de un negocio o la luminosidad de una sonrisa, este universo que nos lleva a cada lado de este abismo de segundos y metros sobre el que se tiende el puente de palabras (de las tuyas y las mías) por el que transitamos sin temores gracias a que en sólo hay espacio para la alegría en este canal de diálogos y entelequias…

Deja un comentario

Archivado bajo comentario, desplome de los años, miscelaneos, narraciones, personal, reflexiones, reglamentación

Cuarto anuncio

Debo aclarar, frente a la catarata de preguntas ocasionadas por el anuncio anterior, que es un libro impreso el que se encuentra en Amazon y que, por ahora, no hay versiones para descargar ni hay manera de conseguirlo en librerías.

La idea, para ser franco, es lograr “visibilidad” en la red para que las librerías sepan, al buscarlo en la internet, que existe un libro titulado Con Vocación de Espina.

Ahora, si tienes curiosidad sobre el texto, pica acá para que puedas descargar un fragmento de él y tengas, de ese modo, la posibilidad de conocer algunos pasajes y poder imaginar cómo se verá impreso. No sobra decir que la selección fue aleatoria en cuanto categoría y textos dentro de cada una de ellas (espero sinceramente que te guste y, por esa vía, te persuada de comprar el libro).

Recuerda, para finalizar, que puedes encontrar el libro en Amazon.com y en Amazon.es.

Gracias por apoyar esta noble causa.

2 comentarios

Archivado bajo blogosfera, comentario, desplome de los años, personal, publicación

Tercer Anuncio

Señora, señores, lectoras y lectores de todos los recodos de este hermoso y conflictivo planeta. A continuación les dejo la exhortación que quedó en la contraportada del texto que está en circulación… sí señora, sí señor, como lo oye: ya se encuentra el libro en Amazon donde, si está interesada(o), que sé que lo está, lo podrá hallar tecleando el título en el buscador de libros. Es más, acá le dejo el link para evitarle cualquier molestia ocasionada por la agitación que pueda generar la búsqueda.

Muchísimas gracias por el apoyo y por la compra 🙂

Si eres de las personas que les causa curiosidad las profundidades de los hombres o mujeres que, al igual que tú, se alegran con la puesta de sol, se enamoran sin restricciones o les duele la indolencia con la que viven sus semejantes y quien, quizás, se cuenta entre las personas que les atrae el lento cabeceo de las begonias, la dulce caricia de la brisa de las seis de la mañana o el aleteo de una duda al margen de las tinieblas de las doce de la noche, poco después de entregarse al arqueo de pesares y alegrías. Si lo eres, decía, te atraerá el libro que acaba de publicarse quien contiene las especulaciones de un hombre que, al igual que tú, cuenta y calcula los sucesos del día, se solaza contemplando los granos de polvo en su lento ascenso por los rayos de sol que penetran por las rendijas de los días, canta en la ducha y le sonríe a la señora que encuentra todas las mañanas en el bus que lo lleva a esa vida que le trae más interrogantes que respuestas. Encontrarás, además, sus fantasías bosquejadas en las decenas de historias que emergen de cualquier rincón del libro sin saber si son enteramente ficticias o tienen raíces en sus vivencias que, por lo que refiere en la primera parte, han sido lo suficientemente anárquicas y desordenadas como para suponer que le pertenecen.

Deja un comentario

Archivado bajo blogosfera, comentario, desplome de los años, personal, publicación

Segundo anuncio

(Fuente de la Imagen)

Amada lectora, paciente lector, visitante que el viento de la internet ha traído a esta bitácora, es un gusto, ¡qué digo gusto!, es un orgullo anunciarte que terminé, después de dos largas semanas, el borrador del libro.

Te invito, por tanto y como preludio a este, a que leas el prólogo y me des tu opinión por los conductos que ya conoces (diegoninho@gmail.com o https://www.facebook.com/diegoninho).

Gracias por el apoyo.

Vienes caminando por la calle que cubre una sombra que crece vertiginosamente. Una llovizna imprevista o el empuje de la curiosidad te llevan a una librería que te aguarda aferrada al crepúsculo. Lees y relees títulos, autores, géneros hasta llegar a un libro de un autor tan desconocido como el título pero en quien hay algo en la asociación de palabras que te impulsa a desenterrarlo del estante en el que lleva minutos acechando tu mano. Le miras el lomo, la carátula, lo abres en la tercera página en la que aparece este texto que te lleva a la librería, al estante y a la ciudad en la que estás en este preciso instante pero esta vez desde los abismos de la imaginación de un individuo que tiene, al igual que tú, al igual que todos los seres humanos, todos los elementos de un personaje de novela y quien está navegando por los compases del Claro de Luna de Beethoven. Te sientes, en consecuencia, atraído por casualidades que quizás nos sean tal cosa sino líneas trazadas desde el comienzo de los tiempos por la mano de algún dios juguetón…

O quizás no te acerques por aceras o calles sino que te aproximes por los azares de un buscador. Miles de nombres corren, en consecuencia, por tus ojos a la velocidad que le imprime el dedo a la rueda del mouse. Te detienes en algunos autores famosos, o en textos desconocidos; contemplas portadas y sinopsis en busca de aquel compañero que quieres tener al margen de la cama, faro y guía en las noches de insomnio o compañero de viaje, quizás acertado y prudente consejero. Llegas, de pronto, a un libro que es igual a millones salvo porque él, en este lugar y circunstancia, acaba de nombrarte, robando, de ese modo, una sonrisa cómplice y toda tu atención…

Sea como sea, acá estamos, apreciada lectora, querido lector. Solos tú y yo. Es hora, por tanto, que te hable de lo que sigue, de lo que está más allá de estas palabras que buscan animarte, acaso por pertenecer al prólogo, a que leas el libro de tapa a tapa, de comienzo a fin, sin dar tregua a las reflexiones o, tal vez, dando espacio a las pausas necesarias para digerir alguna frase, algún callejón que te lleve a tu niñez, a un amor esquivo o a un naufragio de recuerdos.

Lo primero que debo decir de este libro es que es el resultado de cincuenta y tres meses de publicaciones en el blog que lleva el mismo título de este trabajo. En ese periodo de tiempo publiqué cuatrocientas sesenta y tres post, como se denominan en la jerga bloguera, de quienes seleccione noventa y dos que fueron discriminados en siete categorías. El criterio con el que elegí dichas categorías, arbitrario como toda discriminación, se ajustó a la evolución del blog: inició como un espacio para la reflexión y la divulgación, por llamarlo de alguna manera, de evocaciones y aspectos de mi vida. Este concepto, sin embargo, fue fluctuando hasta la irrupción de A más de mil kilómetros de ti , la primera blogonovela de la bitácora. A partir de ese instante el blog empezó a dar un giro hacia relatos e historias hasta arribar al veintidós de abril de dos mil nueve, día de la publicación del primer capítulo de Hablando Solo . Desde ese día Con Vocación de Espina se transformó en un lugar, con honrosas y bellas excepciones, para narraciones que giran en torno a temas de Amor-Desamor, Saudade, Epístolas y una especie de microrrelatos denominados Mínimas, acaso en oposición a las máximas que enseñan y educan.

Ahora bien, la distribución de los textos, a lo largo de cada categoría, es cronológica. Esta inicia, por tanto, en febrero de dos mi ocho (mes y año en el que se inauguró la bitácora), y terminan, en algunos casos, con textos de esta semana. El objeto de este trayecto es que tú, querido lector, tú, impaciente lectora, viajes por la evolución o retroceso, según tu criterio y gusto, de los textos en la misma dirección que viaja el torrente de este río caudaloso y escandaloso que algunos llaman Tiempo y otros tantos denominan, sin entrar en honduras técnicas, Vida.

Pasó, hechas las anotaciones (in)necesarias para comprender el criterio y las razones que tomé para que el libro tenga esta forma y orden, a la última oferta. Si mis palabras, amable lector, querida lectora, te han parecido adecuadas te invito a que te decidas a llevártelo a tu casa para que te acompañe en las noches en las que el sueño se escapa por las rendijas de las tinieblas o para que sea fiel compañero de los días en los que te asalte el tedio. Ahora, si aún no tienes dudas, te exhorto a que abras el libro y te detengas, llevado por los vientos del azar, en alguna página y leas el texto correspondiente. Si no te gusta simplemente lo cierras y lo dejas abandonado a su suerte pero, si sucede lo contrario, llévalo para que sea parte de tus jornadas, de tus noche y días, para que permanezca en los cajones de tu escritorio o alineado con otros textos, aguardando como el fiel amigo que espera en algún recodo de tu vida.

Muchas gracias por tu paciencia

Diego Niño

Deja un comentario

Archivado bajo blogosfera, comentario, desplome de los años, miscelaneos, personal, publicación

Primer anuncio

(Fuente de la Imagen)

No se debe suponer que cambiar de opinión es una actividad exclusiva de políticos o gobernantes. Mudar de criterio es, en mi sentir, la característica más frecuente en la especie humana. Piensen, sin acaso no los persuade esta premisa, que aprender es el continuo y prolongado ejercicio de edificar por vía de la reelaboración o eliminación de pre-conceptos que no es otra cosa que retractarse, adicionar y/o sustraer. Ahora, gracias a que, como reza el adagio popular, todos los días se aprende, se tiene necesariamente que rectificar, o cambiar de creencias, es una tarea que se hace a diario y, me atrevería agregar, es un trabajo que se ejecuta varias veces cada día.

¿A qué viene, se preguntará usted, esta aclaración? Hago la salvedad gracias a que desde hace un par de años amigos bienintencionados, entusiastas lectores y compañeros de universidad me han sugerido en todos los tonos posibles, incluso amenazándome con el puño cerrado y la mirada ardiente, que debería publicar un libro con una selección de textos de esta bitácora. Me negué a esta posibilidad a lo largo y ancho de los años aduciendo toda suerte de argumentos hasta que la insistente e insobornable vanidad me convenció que ha llegado el momento en el que dicha antología deba ver la luz.

Aprovechando, por tanto, dicha coyuntura, usted, amada lectora, apreciado lector, puede sugerir textos que desee ver publicados en el compendio de marras. Para hacerlo sólo basta que deje el título del escrito en el apartado de comentarios para que yo tome en consideración su propuesta y la responda al correo que queda en dicho lugar (y que nadie más puede ver). Ahora, si es una persona tímida o reservada que prefiere el anonimato puede enviarme la sugerencia a diegoninho@gmail.com o al correo de facebook (mi perfil es https://www.facebook.com/diegoninho). Agradezco, de antemano, su colaboración.

Les prometo, para finalizar, que los mantendré al tanto del avance de la iniciativa.

Va, por ahora, un cordial y efusivo saludo desde la fría Bogotá.

3 comentarios

Archivado bajo blogosfera, comentario, desplome de los años, miscelaneos, personal, publicación

Huella

(Fuente de la Imagen)

Dedicado a Carolina Rodríguez y Pedro Zambrano

El pie dejando en su ascenso una concavidad que se ajusta a la forma y dimensiones del zapato, única evidencia que hubo presión, área que divide la multiplicación de la masa por la gravedad, operación que forja una abolladura en la tierra que quizás borre el viento que baja trotando por las montañas, que acaso desvanezca la llovizna que hace estallar cientos de sombrillas, rastro, en cualquier caso, que habla de vida que se desplaza, que avanza sin importar si va o viene, de paseos sosegados o de trotes intranquilos, que da testimonio de itinerarios y por tanto de proyectos, de esperanzas que se encadenan en un rosario de requerimientos que quedan atrás o a quienes definitivamente no se les puede alcanzar, de frustraciones y sueños, huella que se perderá en la manigua del azar, que será poceta en la que beberán las aves, surco en el que emergerán brotes de dientes de león que tú soplarás una tarde para irte con las semillas que arrastra el viento, incubadora de mosquitos anopheles o cubil del tremedal de rumores y sombras que emergen a las seis de la tarde, al margen de una sonrisa, de una duda o de una certeza…

Deja un comentario

Archivado bajo comentario, desplome de los años, General, miscelaneos, narraciones, personal, reflexiones, serie esquirlas

Educación

(Fuente de la Imagen)

Me pregunto cuando se habla de la Educación, de la que se escribe en mayúsculas, la que da títulos y abre puertas (en oposición, quizás, a la educación en minúsculas, la que antaño le concernía a los padres y que hogaño le corresponde a la televisión, la que enseña a pedir el favor, a saludar, agradecer y despedirse), cuando se debate sobre su naturaleza y la manera de dirigirla, cuando se discute sobre su función pública, cuando se estudian reformas tendientes a mejorar su calidad y ampliar la cobertura, me pregunto, decía, cuál será el día en el que estaré entre los expertos que deliberan, estipulan, definen, ordenan, miden, sopesan, ajustan y establecen qué es y cómo deben impartirse la Educación. No lo digo porque tenga Doctorado en Pedagogía o en Políticas Educativas. No; lo afirmo por todo lo contrario: porque sólo tengo el título de Bachiller Académico.

Bachiller Académico es, curioso lector o intrigada lectora que desconocen el sistema educativo colombiano, el título que se le otorga a aquel estudiante que se gradúa sin saber contabilidad, mecanografía, metalmecánica, ebanistería, agronomía, dibujo técnico, dibujo artístico, horticultura… es decir, aquel que sólo conoce el arte de leer, aunque con bastante dificultad, y que pueden garrapatear dos o tres operaciones aritméticas siempre que estas no involucren fraccionarios.

Este es, decía, mi único título. Después de él tengo, y esa es la razón por la que debería estar entre los expertos y los investigadores, veintisiete semestres de pregrado. Ellos se distribuyen en dos Programas Curriculares (ingeniería y matemática) y cubren, gracias a mi incapacidad para saber qué me gusta y qué quiero hacer en la vida, más de diecisiete profesiones. ¿Quién, díganme ustedes, más autorizado que yo para hablar de los problemas y dificultades en la Educación Superior?

No soy, sin embargo, el único: conozco una centena de expertos en Educación Media que han estado en el sistema, a lo largo de décadas, cambiando de colegio, de método, de pedagogía, de docentes, de directivas, de orientación religiosa y filosófica. Pasan de un colegio campestre a un internado, del internado salen a una institución de pedagogía experimental, de allí van para un colegio militar, de este se van para un Colegio Distrital y así hasta que terminan, por la gracia de Dios, de Destino, del Azar o, vaya uno a saber si por las bondades del mismo sistema, el dichoso Bachillerato. ¿Quién, díganme de nuevo, más autorizado que ellos para enumerar las debilidades de cada institución en particular y del sistema en general?

Es que ese es el punto: quienes deberían deliberar y disertar sobre la Educación seríamos nosotros, los vagos, los que siempre perdemos materias, semestres y años, y no aquellos señores de doctorados y postdoctorados que nunca levantaron la cabeza de los libros y que, gracias a ello, no conocieron la universidad ni en su estructura ni en su problemática. Quienes duden de ello pregúntenle al más destacado de su clase, al mejor de la promoción, al Suma Cum Laude, si conoció el pastizal vecino de La Capellanía.

-¿Cuál?
-Aquel que están detrás del Polideportivo; cerca de la salida de la veintiséis. Allá dónde nos íbamos a tomar aguardiente con las niñas de Psicología y que después se transformaba en motel de mil estrellas…
-¿Cuál polideportivo?
-en el que estuvo alojada la Biblioteca Central…
-del traslado de la Biblioteca sí me acuerdo pero no del pastizal… y mucho menos del motel ese…
-hombre, pero si usted escribió un artículo sobre la arquitectura de la Universidad Nacional y nombró ese espacio…
-lo que pasa es que esa información la saqué de un artículo de La Sorbona…

Ellos vienen, posteriormente, a decirle a las universidades y a sus estudiantes cuáles son los problemas que tienen porque lo leyeron en algún tratado norteamericano que versa sobre las universidades latinoamericanas o porque suponen que tendremos los mismos inconvenientes que tuvo la universidad europea en los años cincuenta. ¡Todo eso lo saben sin necesidad de poner un pie en la universidad! ¡Qué lumbreras! O si ponen un pie es para dar una conferencia y luego salir corriendo o dando botes y tumbos como le sucedió a Juan Camilo Restrepo hace casi diez años en el auditorio Virginia Gutiérrez de Piñeres. ¿Será, entonces, justo que sean ellos quienes decidan sobre la directrices de la Educación? De ninguna manera. Pienso que el gobierno debería pedirles a los rectores de todas las universidades y todos los colegios la lista de los peores estudiantes, de los que llevan años o décadas en sus instalaciones para llamarlos, sacarlos del olvido, quitarles las telarañas y los estigmas que les ha impuesto la academia, para darles la posibilidad que trasformen la Educación en el carnaval de conceptos, en la borrachera de ideas, en la orgía de argumentos que debería ser…

4 comentarios

Archivado bajo colegio, comentario, humor, miscelaneos, personal, reflexiones

Existencia

(Fuente de la Imagen)

Mi vida parece un camino caprichoso, testarudo, atestado de abismos por los que desciende presuroso, con velocidad de derrumbe, de picos por los que trepa lento, negligente, hasta perderse en los algodones de las nubes, de curvas por las que hace chillar las llantas de los minutos que transitan por su asfalto pedregoso, de baches por los que salen volando las responsabilidades como si fueran cometas descarriadas, de hondonadas que se encharcan de recuerdos, de encrucijadas por las que tuerce su rumbo por años hasta que sale algunos metros más delante de donde se había extraviado. Digo que parece porque si usted la mira detenidamente quitándole los chichones y los barrancos, despojándola de las curvas asesinas, y no digo que se las suprima como se elimina un trazo con un borrador sino eludiendo sus insinuaciones, sus alardes de desviación, se dará cuenta que no es otra cosa que un camino recto, sin una sola ondulación, sin una intersección en la que se tenga posibilidad de elegir. Recto como dicen que son las carreteras que llevan al infierno, rectico, como diría mi mamá con esa capacidad tan suya de abreviar lo que no tiene extensión, de contraer los significados hasta hacerlos inofensivos, horizontal como el empalme del mar y el atardecer, así es mi vida… y la suya, paciente lectora y atento lector, o paciente lector y atenta lectora, puesto que estoy seguro que usted está entre quienes piensan que las pérdidas son un retroceso, o que los problemas son una desviación del camino, pero no es así, no es que se haya ido para otro lado, que se haya estancado en el mismo punto o haya dado media vuelta y regresado por donde vino; no, usted siguió avanzando sólo que el paisaje es similar, casi igual, al del mes o semana anterior, pero está en otro lado, más adelante del anterior, adelantico diría de nuevo mi mamá, pero sigue, continua en esta línea que une el nacimiento con la muerte sin manera de arquearlo, de frenarlo, sin forma de retraerse de sus afanes. Así vamos por la vida, o la vida va por nosotros: tiesa como un riel, inconmovible en su trote de mula resabiada, dirigiéndonos hacia las manos que nos cerrarán los ojos, hacia las piernas por las que perderemos la razón y de quienes nos esconderemos en Estados Unidos o Canadá, hacia los hijos que nos esperan en una villa de pescadores, hacia este texto que la empujará hacia mí o que lo incitará a enviarle el link a la muchacha que será, con el paso de los días, su esposa…

Deja un comentario

Archivado bajo amor, comentario, desamor, desplome de los años, miscelaneos, personal, reflexiones, trote de las horas

Renglones de la decadencia

(Fuente de la Imagen)

Pocos dudan que El Hombre pierde y que lo hace con bastante frecuencia: lo abandona el autobús en las mañanas en las que sale con el afán amarrado al corazón, extravía las llaves cuando le truenan los intestinos, nunca encuentra una media de la pareja que se calza junto con los zapatos que tantos le gustan (quienes, casualmente, se descomponen primero que aquellos que odia y que, por un incomprensible arranque de caridad (no sabemos si con él o con el calzado), no se atreve a arrojarlos al bote de basura). Desperdicia, asimismo, la niñez esperando el arribo de la juventud; esta se pierde, a su vez, soñando con lo que poseen los demás (como aquella muchacha de mirada lujuriosa que tiene la costumbre de besarse con todos los muchachos del salón –incluso con González- pero que no ha tenido la decencia de lanzarle un pico de caridad), así como la adultez se malgasta trabajando con la única idea, con el único fin, de alcanzar lo que se deseó en la adolescencia (incluida la joven de virtud extraviada que besó a González) y en el entrevero, en las arrugas de esta insensata carrera, se agota la vida. Parece, por tanto, que viene a perder a diario, en cada paso, en cada latido del corazón, en cada paso vacilante y que poco o nada puede hacer contra este lento hundimiento que lo abruma en su calidad de naufragio. Llama la atención, por tanto, el afán del Hombre de acopiar objetos que se perderán por alguna vía, de coleccionar mujeres que se irán detrás de otros Hombres, bien por interés bien por aburrimiento, de atesorar títulos que se extraviarán en la maraña de eventos que, se supone, deben rescatarse del olvido, de coleccionar aciertos que lo ascenderán a la montaña desde la que se despeñará en medio de un tropel de recuerdos fracturados, de ilusiones tronchadas en el esplendor de su existencia (¿Será, me pregunto ahora, que olvidó que todo lo que se consigue en este mundo es prestado (incluida la vida) y que de acá no podrá llevarse ni siquiera el cuerpo que se marchitó a la sombra de la esperanza?)

Deja un comentario

Archivado bajo comentario, desplome de los años, miscelaneos, mujeres, personal, reflexiones

Diciembre


(Fuente de la Imagen)

Bajas a la tierra en espirales de polvo y alegría, besas a las muchachas que presagian silencios o ternuras, acaricias a los hombres que envejecen al margen de las horas, a los niños que peregrinan por las riberas del tedio, a las madres que se marchitan a la sombra de las obligaciones. Repartes melancolía y algarabía indiscriminadamente, trepas la mirada de mujeres sin rumbo, la soledad del abatido, el rencor del violento, sacudes ramas y sonrisas con tus manos de algodón, atiborras las ventanas de bombillos y las alacenas de licores. Los arbustos aguardan tu llegada para llenarse de copetones, de nidos y de escarcha, la brisa te espera para atropellar -junto a ti- canciones y carcajadas, para hacer girar las veletas oxidadas, levantar manteles y banderas en los restaurantes, faldas en los callejones, hojarascas en los parques, el sol acecha tu arribo para que enrollen lienzos, despeinen cortinas, rocen frutas, para ahuyentar las tinieblas de la noche y luego ladrar hasta levantar a los remisos adolescentes de su postración vacacional (tu presencia eleva, sin duda alguna, los días en una brisa ajena al turbio vendaval de noviembre o al pajizo viento de enero)…

Deja un comentario

Archivado bajo comentario, desplome de los años, Elogios, General, mujeres, narraciones, personal, saudade

Se crea grupo en Facebook para prevenir Cáncer de Seno

cancer2(Fuente de la imagen)

El auge de llamadas, correos, y notas en el muro de Facebook concitadas por el post anterior demuestran una vez más la incalculable generosidad de los hombres y su inclinación natural hacia la conveniencia de las mujeres.

Rodolfo, a propósito de la perturbación causada por los datos, me sugirió abrir un grupo en Facebook para reclutar valerosos hombres para iniciar brigadas de salud en sectores estratégicos. Días después de la sugerencia cree un grupo con el pedestre nombre de “La Chupada Redentora”, aludiendo a la noble misión de rescatar a las mujeres de las tiránicas fauces del cáncer y el método empleado para redimirlas.

El objetivo del sitio es bajar la incidencia de este mal tratando a muchachas que se encuentran en la sensible franja comprendida entre los dieciocho años y los cuarenta. El primer objetivo del grupo se encamina, por tanto, a concienciar a las jóvenes universitarias de la eficacia del tratamiento y la importancia de practicarlo incesantemente. Para tal fin enviaremos a un grupo de aventajados oradores para dictar conferencias en las academias, al término de las cuales las jovencitas recibirán folletos con la información y el correo al que pueden enviar sus solicitudes para acceder pruebas piloto y adiestramiento en el antiguo arte de la felación. Para esta tarea ya se han postulado insignes miembros (Rodolfo y este servidor).

Otro escenario en el que nos moveremos serán bares y tabernas. Para estos sitios pensamos enviar a hombres con incuestionables conocimientos de ellos y de la fauna que en ellos habita. El plan de acción consiste en persuadir mujeres a salir a lugares más privados para recibir el método indicado y así alejarse del hocico de la enfermedad. Emplearemos, para tal fin, todos las técnicas aprendidas en los largos años de experiencia de los emisarios (entiéndase, mosca española y/o bórax).

Pido, para terminar, que todo aquel hombre que esté interesado en la noble causa y que tenga una cuenta en el Facebook enlistarse en el grupo o, en caso de no tener cuenta, enriquecernos con sus valiosas sugerencias a través de sus comentarios o por el correo del blog.

Muchas gracias por su paciencia.

19 comentarios

Archivado bajo comentario, General, mujeres, sexo

El sexo oral previene el cáncer de mama

oral1r2

Según la Sociedad Estadounidense de Cáncer (ACS) el año pasado se detectaron en Estados Unidos 184.450 casos de cáncer de mama y murieron por este padecimiento 40.930 mujeres. En este mismo país los investigadores de la Universidad de Carolina del Norte descubrieron que de las 15.000 mujeres que conformaban el proyecto, las que practican el sexo oral dos o más veces a la semana, eran menos propensas a contraer este tipo de cáncer.

Lo favorable de la práctica no está en los movimientos de la lengua ni en el ejercicio de los músculos del cuello sino en la ingestión del semen ya que la densidad de enzimas y proteínas, en dicha sustancia, inciden pertinentemente en la disminución de los factores de riesgo. El resultado muestra que, en efecto, el grupo de 6,246 mujeres que tenían sexo oral, en los cinco años anteriores al inicio de la investigación, con una tasa superior a dos veces por semana, tenían una incidencia del 1.9 % de cáncer, en tanto que las 9.758 restantes tenían el 10.4 % contrajo la aterradora enfermedad. [1]

A propósito de los resultados de esta investigación, el Doctor Kramer, de la facultad de medicina de Johns Hopkins (que, entre otras cosas, no está vinculado a la investigación), afirma: “I am surprised by these findings, but am also excited that the researchers may have discovered a relatively easy way to lower the occurrence of breast cancer in women.” [ídem]. Yo, al igual que el doctor Kramer, me encuentro bastante excitado con el promisorio horizonte que este descubrimiento promete. La primera y obvia consecuencia de esta notica es el vertiginosos aumento de las felaciones, como lo confirma la doctora Helena Shifteer, miembro del equipo de investigadores: “Since the emergence of the research, I try to fellate at least once every other night to reduce my chances” [ídem].

Ante estos resultados no podemos menos que ofrecer nuestros importantes servicios a todas las mujeres que requieran de ellos. Pienso, en primer lugar, que debe caer la execrable monogamia que coarta las libertades individuales y que restringe, por ende, la posibilidad de ayudar a las jóvenes que no cuentan con un hombre que oficie de redentor. Propongo, por tanto, que todo hombre provea dos dosis a tres señoritas y que dé una a una cuarta mujer. Esta desafortunada doncella tendrá que buscar otro individuo para la segunda toma. Las mujeres, en contraprestación al servicio, trabajarán, limpiarán y solventarán todas nuestras necesidades.

A las mujeres que consideren que sete trato es discriminatorio les recuerdo que el hombre evacua, en promedio, 4 mililitros de semen en cada eyaculación. Si esta cantidad la multiplicamos por 365 días tenemos 133225 mililitros, o, 133.2 litros de semen en un año. Bajo el supuesto que el hombre “trabaje” durante 40 años tenemos que este pobre sujeto habrá expulsado de sus entrañas 5329 litros del que podemos denominar, sin riesgo de exagerar, oro blanco. Téngase en cuenta, asimismo, que hay 18 miligramos de proteínas en cada litro de semen, lo que indica que en los 40 años de denodados servicios nuestro sacrificado hombre habrá perdido 95.9 gramos de proteínas (95922 miligramos, para ser exacto). Todo esto sin tener en cuenta el necesario gasto en esparcimiento y en reproducción. ¿Después de estos datos siguen considerando que no nos esforzamos?…

Si usted piensa, mi querida y amable lectora, que el cunnilingus cura, en contraprestación a su ejercicio y al consumo de sustancias oleaginosas, el cáncer de próstata y que, por ello mismo, usted exige el sexo oral de cuatro hombres a la semana, se equivoca. El año pasado en el Journal of Clinical Oncology apareció un artículo que asegura que el cunnilingus causa cáncer de garganta. Afirma, de hecho, que el sexo oral  causa tantos cuadros de cáncer en la parte superior de la garganta como el tabaco y el alcohol. ¡Lo lamento!

Los dejo porque hoy inician el tratamiento las vecinas del 110 y del 212.

158 comentarios

Archivado bajo comentario, General, sexo