Interludio

(Fuente de la Imagen)

Aún no acaba la historia. Sólo se trata de una breve tregua para que los actores repasen sus líneas, las actrices retoquen el carmín y los tramoyistas tanteen la firmeza de las cuerdas.

Nada definitivo ha sucedido hasta el momento a pesar de algunos conatos de desesperación y diálogos que reprodujeron tragedias perpetuadas en los callejones de la memoria. No se han presentado todos los personajes y aún quedan varios cabos sueltos que se atarán con el paso de las horas. La desesperanza, sin embargo, ha aparecido en algunos intérpretes que intentan eludir el rigor del destino con lamentables pavoneos que han puesto a vibrar los ojos de algunas mujeres sensibles.

Pero no nos adelantemos a los hechos, dejemos que el telón se levante, que se enamoren de la melancolía quienes deban partir y que los tormentos que sabemos fingidos, abran grietas en nuestro corazón. Autoricemos, entonces, a que la historia continúe bajo la certeza que todo arribará a donde debe llegar: todas las circunstancias y actores se ordenarán para que los protagonistas se amen o mueran como estaba escrito desde el principio de los tiempos…

Deja un comentario

Archivado bajo amor, desamor, desplome de los años, miscelaneos, narraciones, personal, reflexiones, saudade

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s