Huella

(Fuente de la Imagen)

Dedicado a Carolina Rodríguez y Pedro Zambrano

El pie dejando en su ascenso una concavidad que se ajusta a la forma y dimensiones del zapato, única evidencia que hubo presión, área que divide la multiplicación de la masa por la gravedad, operación que forja una abolladura en la tierra que quizás borre el viento que baja trotando por las montañas, que acaso desvanezca la llovizna que hace estallar cientos de sombrillas, rastro, en cualquier caso, que habla de vida que se desplaza, que avanza sin importar si va o viene, de paseos sosegados o de trotes intranquilos, que da testimonio de itinerarios y por tanto de proyectos, de esperanzas que se encadenan en un rosario de requerimientos que quedan atrás o a quienes definitivamente no se les puede alcanzar, de frustraciones y sueños, huella que se perderá en la manigua del azar, que será poceta en la que beberán las aves, surco en el que emergerán brotes de dientes de león que tú soplarás una tarde para irte con las semillas que arrastra el viento, incubadora de mosquitos anopheles o cubil del tremedal de rumores y sombras que emergen a las seis de la tarde, al margen de una sonrisa, de una duda o de una certeza…

Deja un comentario

Archivado bajo comentario, desplome de los años, General, miscelaneos, narraciones, personal, reflexiones, serie esquirlas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s