Mensaje

(Fuente de la Imagen)

Si alguien, alguna persona, algún hombre de mirada extraviada, alguna mujer llevada por la curiosidad o por cualquier razón, pregunta, indaga por mi paradero, por el rumbo de mis pasos, díganle que me perdí en el laberinto de mis argumentos, que me raptaron los extraterrestres, que morí con una sonrisa a orillas de un verso, que me enloqueció la vanidad de los teoremas y la complejidad de sus demostraciones, que me fui con aquella mujer que nunca respondió mis correos o, mejor, díganle, háganle saber que continúe con la mujer que sí los contestó, aquella que le decía a su amiga que me llamara para hablar conmigo por un par de minutos, de contrabando, y quien posteriormente, cuando nos conocimos en Barranquilla, cuando tuve su mano en la mía, supo, supimos, que éramos el uno para el otro, que era la mitad que siempre me hizo falta, quiero decir, la mejor parte, la que ama y la que se apasiona, la que tiene esperanzas, la que cree en el futuro, no este retazo de palabras y juicios que piensa y corrige, que supone que la vida se puede encarcelar en conceptos y razonamientos, esto es, la fría, la racional, la que sólo sirve para engendrar dudas que desbarrancan por las cañadas del pesimismo…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo miscelaneos, mujeres, narraciones, personal, saudade, serie cartas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s