Incertidumbre

(Fuente de la Imagen)

No se trata solamente de tu generosidad sin orillas, ni el haber sido compañeros de travesías, ni que seas hermosa como pocas o tierna como ninguna. Tampoco es mi extravagante manera de existir, ni mis desvaríos, ni los pensamientos que germinan cuando cruzas por el silencio de la mañana. No sé si eres tú como entidad o yo como sujeto. No sé si sea Dios y su cuadrilla de ángeles o si es el Diablo y su depravada corte. No sé si es mi cobardía o la incapacidad de las circunstancias. No sé si son las travesuras del destino o la anarquía del azar. No sé si es este torpe corazón que no puede desdeñarte o si es tu terca alma que no se decide a amarme… es más que eso: es la ausencia a la que me confinan los versos; es el respeto y la prudencia que me impiden confesar lo que siento; es la vida que se escurre por las rendijas de los días; es el chasquido de las hojas, el rumor del viento, el chirrido de bisagras que restalla cuando pienso en ti; es el tiempo que marchita los pétalos, que blanquea las cabezas, que arruga las pieles, que deteriora las probabilidades; es este sentimiento que no encuentra nombre, que no tiene recinto en los recovecos de la razón, que sólo encuentra interrogantes a su paso, que se resiste a desaparecer en los abismos del olvido…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo amor, desamor, desplome de los años, evocaciones, mujeres, narraciones, saudade

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s