Archivo diario: junio 17, 2011

Encuentro

(Fuente de la Imagen)

Algunas mañanas juego a buscarte en los rincones donde me escondo de las obligaciones. Sonrío al imaginarte transitando con tu silencio melancólico entre los habituales fumadores de hierba y los estudiantes que deciden perderse, al amparo de las nubes de marihuana, en atolondrados juegos de adolescentes o de adúlteros. Te concibo sorprendida de verme por aquellos senderos, con los ojos abiertos y con aquella leve inclinación de la cabeza con la que recibes la expresión de mis ojos, mis palabras y los silencios con los que te digo cosas que nunca podré comunicar con la voz. Yo, entretanto, te acojo con una expresión extraña, un poco enigmática, con la que, supongo, hablo cuando estamos frente a frente. Improviso, en consecuencia, un diálogo lleno de lugares comunes (que son los únicos sitios a donde nos llevan las charlas públicas), de implicaciones evidentes y a cuyo término te despides dejando la esperanza que te volveré a encontrar bajo la sombra de un arbusto, al borde de una evocación, en la borla del café o en el tropel de voces. Quedo entonces inmóvil, viendo cómo te alejas de la congoja de las horas, del peso de los años, del dolor de esta realidad apabullante, incluso angustiante, que nos quiere incomunicados, hijos de otros brazos y otros labios y que no deja otra posibilidad que la de escribirte públicamente sin que nadie sepa (o sospeche siquiera) que eres tú de quien hablo…

2 comentarios

Archivado bajo amor, desamor, desplome de los años, mujeres, narraciones, personal, saudade