Noche de sombras

(Fuente de la Imagen)

Era precario el margen que el azar autorizaba para encontrarnos una noche fría, al borde de la Calle Diecinueve, muy cerca de la Carrera Séptima, y sin embargo sucedió. Venías con tus piernas de veintisiete años de uso, con pasos agitados por la fiereza de la vida, acaso por las asperezas de la suerte, con un suéter dos números mayor a tu talla y con los cabellos entregados a la incertidumbre de la brisa. Vacilaste al verme; pensaste, imagino, que te increparía por los descalabros del pasado, por las briznas de una relación que nació agotada, de un amor que sólo tuvo fuerzas para componer una sinfonía a la que asistimos solemnes, con cara de circunstancia. Me abrazaste, a pesar de la sospecha, como si fuera un leño salvador, me diste un sonoro beso en la mejilla y lanzaste una sonrisa centelleante. Llevábamos más de tres años sin vernos, sin hablarnos, sin saber de los destinos que, por aquellos hábitos de la ironía, se cruzaron en las cenizas de un bolero. Espero que estés bien, afirmaste sin darme posibilidad de hablar; te presento una amiga, continuaste. Ella, tu acompañante, me dio la mano y dijo un nombre que se deshizo en el bramido de buses, en la súplica de indigentes, en el rumor del polvo. Repetiste el abrazo y continuaste tu ruta hacia las garras de la noche, hacia los abismos del olvido…

(entiendo, al medir la intensidad de este recuerdo, que tu nombre ya no es aquel cementerio de reminiscencias por el que paseaba con la mirada perdida y las manos en la espalda, así como tampoco es el altar al que le entregué mi fidelidad, mis mejores años, los versos que jugueteaban con las rosas que envejecieron bocabajo. Es menos que eso. Es, a lo sumo, el susurro de pieles tocándose, de labios separándose, de la brisa quemándose bajo el sol de las dos de la tarde… es bastante poco, lo sé; pero, ¿qué podía quedar de aquel rabioso intento de perpetuar el tropel de besos ilícitos, de caricias emboscadas en sábanas alquiladas, de versos al amparo del alcohol?)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo anécdota, desamor, desplome de los años, evocaciones, mujeres, narraciones, saudade

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s