Al otro lado de la luna

(Fuente de la Imagen)

“Tu voz por el teléfono tan cerca y nosotros tan distantes,
tu voz, amor, al otro lado de la línea y yo aquí solo, sin ti, al otro lado de la luna”

Darío Jaramillo Agudelo

 

Qué ternura encontrarte al otro lado del teléfono, lejos del olvido y de las manchas del tiempo, al borde de una preocupación o con la vida enredada, con la alegría brotando por las ranuras de tus ojos, con la brisa intrincada en las centellas de tu voz o con el sol jugueteando en tus palabras; qué alegría, asimismo, saberte inalcanzable, ajena, sombra de otra sombra, heredera de otras manos, inaccesible a mis besos, con el amor contemplando el poniente, con tu vida divergiendo de este silencio que nos confina a largas conversaciones telefónicas, a miradas laberínticas, ya que, sin él y sin ellas, dejarías de ser aquel Amor Imposible que me invita a acecharte en fotografías en las que nunca estaré, a rastrear tus pisadas en las conversaciones de tus amigos, a calcular tus besos con los ojos de la imaginación, a esperarte hasta el filo de la media noche en lugares improbables…

…pero, para qué aburrirte con mis las palabras jadeantes, con mi insufrible verbosidad, con mi adjetivación frondosa, con mi perturbadora manera de quererte, de asediarte emboscado en la oscuridad, de protegerte contra los aguijones del camino, contra las aristas del destino, si lo que busco, lo que autoriza mi atrevimiento, es justamente lo opuesto: divertirte, acaso arrebatarte de las zarpas del tedio, de las cuchillas de la amargura, guiarte, quizás, por el tercer piso de enseñanzas y agonías por el que transité con una escabiosa en la solapa, con la mirada enredada en versos y amores contrariados y con la voz enlutada… eso, mi pequeña, siento en las noches en las que mis manos temblorosas marcan apresuradamente a tu casa, al número de nuestros silencios, de nuestras ingenuas complicidades, a la línea que transfiere mis sentimientos en vocablos cifrados, en palabras extraviadas, con la esperanza, algunas veces con la certeza, que entiendas su significado, que comprendas que al decirte “eres una gran mujer” digo “me fascinas” y al afirmar “hazme el favor de…” quiero decir “necesito escuchar tu voz”…

1 comentario

Archivado bajo amor, desamor, desplome de los años, mujeres, narraciones, saudade, traición

Una respuesta a “Al otro lado de la luna

  1. Pingback: Susurros del cobarde | Con Vocación de Espina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s