Florecimiento

(Fuente de la Imagen)

Dices que he dejado de amarte; que el viaje a Barranquilla lo causa el afán de desahuciar este amor que, a fuerza de encuentros periódicos, empieza a agotarme. “Un buen día, afirmas con voz espesa, te llevarás los minutos, las caricias y aquellas palabras que encienden mi cuerpo con más audacia que tus manos, para abandonarlas en algún callejón de tu memoria. Seré, con suerte, un buen recuerdo. Vendrán, al poco tiempo, mis amigas a odiarte gracias a que representas aquella estirpe que maldecimos en las tardes pero que, en la soledad de la noche, esperamos. Después arribará el vacío con sus tinieblas y con él llegará la desesperación. Te llamaré, en ese momento, con mirada arenosa, voz enlutada y con el orgullo en tregua, para pedirte -rogarte si es necesario- que retornes a mis brazos. Pero tú me dirás, como todos los hombres, que tu amor encontró una mirada más cálida, una caricia más dulce que la mía…”

¿Cómo, me pregunto en medio del discurso y del asombro, puedes proferir semejantes protestas? Olvidas que nuestro amor goza de los privilegios de la novedad: cada vez que llegas a Bogotá -o que voy a Barranquilla- nos besamos igual que aquella mañana de julio y nos acariciamos con los temblorosos dedos del principiante (tu piel siempre será nueva para mis yemas así como mis labios serán eternos invasores de tu espalda). Luego, cuando los días afianzan los besos y las caricias, llegamos al convencimiento que no somos la felicidad imaginada sino aquella concreta embriaguez que vislumbramos en las llamadas telefónicas. Viene, posteriormente, la amarga separación con sus noches de insomnio y sus angustiosos amaneceres. En ese instante te transformas, por arte del desasosiego, en la inalcanzable; empiezo, por tanto, a barajar estrategias para que, al hallar la táctica que nos autorizará a reunirnos en alguna ciudad, pueda examinarte como si nunca te hubiera visto y aproximarme con temor de rasguñar, con mis preguntas impertinentes, el sueño que se abre ante mis ojos (es como si me dijeras “cuenta hasta veinte y ven a buscarme” y yo escarbara la oscuridad, al término del angustioso conteo, guiado por la vana pregunta: “¿estás ahí?”. Más tarde, cuando esté agotado de rastrearte en las sombras, salieras de tu refugio asediada de carcajadas a decirme “acá estoy”; y, al lanzar la mirada, te viera ceñida por un resplandor inédito). ¿Cómo, vuelvo a preguntarme, sugieres que puede morir un amor que tiene la facultad de florecer cada dos meses?…

Anuncios

18 comentarios

Archivado bajo amor, desamor, Marjorie, mujeres, personal

18 Respuestas a “Florecimiento

  1. Que post mas hermoso, no cabe duda que las protestas de ese amor desesperado son totalmente infundadas en el temor de perderte debido a la lejania, pero tu respuesta es mas que convincente, a veces nos dejamos llevar por el desespero y la angustia de no tener a nuestro ser amado a nuestro lado, es normal, las mujeres somos proxemicas y necesitamos sentir a esa persona a nuestro lado, sentir un beso un abrazo… pero, que dicha tener ese amor que siempre te arrebata una sonrisa, un deseo, una emocion, espero como dije antes compartir la felicidad de tener a mi @novio conmigo asi como tu novia gozará al tenerte a su lado…

  2. maga

    Diego,

    Eterna necesidad de sentirnos apoyadas y amadas, acariciadas y abrazadas todos los dias. Espero que pronto todo se solucione antes que el desespero sea mayor que el amor…

  3. Diego Niño

    He llegado a creer, mi querida Kathy, que la única manera de amar es aquella en la que las pasiones desbordan los sentidos y en la que la necesidad de estar al lado de ella (él) es apremiante…

    Los hombres sentimos -a pesar de decir lo contrario -la misma necesidad de las mujeres de abrazar, besar y acariciar (vieras cuán irritable estuve en los meses que precedieron la visita de Marjorie!!)

    Espero, por último, que en pocos días te arrullen las palabras de tu @novio y que navegues en sus brazos hacia las profundidades de la pasión

    Un abrazo, por ahora, desde la fría Bogotá

  4. Diego Niño

    Empiezo a creer, enigmática maga, que se avecinan momentos de decisiones trascendentales para Marjorie y para mí. Quizás (ese sería el mejor escenario) sean otros quienes las tomen por nosotros…

    Pienso que las mujeres necesitan, en efecto, sentirse apoyadas (las demás cosas son, acaso, la manifestación física del respaldo).

    Un abrazo desde la fría, y no pocas veces lluviosa, Bogotá (próximamente desde la cálida, y poco lluviosa, Barranquilla :q)

  5. Vaya! Con este post me ha pasado algo curioso: sentí que esas palabras me hubiése querido escribirlas a mí, mejor dicho, te me adelantaste! Muy lindo, excelente. Y digo que me hubiése querido escribirlas a mí, porque siento reflejado en ellas una experiencia muy cercana a mi, veo una de mis historias retratadas ahí. Suelen suceder estas cosas, a veces muy tristes, pero si de algo estoy segura, es que aunque uno diga que no verá más a una persona, el día que eso sucede algo extaño ocurre, algo en el fondo se nos remueve, y ya es decisión de ambos dejar que algo ocurra o definitivamente, seguir cada uno su camino. 🙂

  6. Pingback: Tweets that mention Florecimiento « Con Vocación de Espina -- Topsy.com

  7. Diego Niño

    Las protestas de Marjorie no obedecen a que la relación está en su ocaso; por el contrario, estamos en el mejor momento del noviazgo. El asuntose centra en el hecho que somos conscientes de los efectos de sostener una relación a más de mil kilómetros y no hemos podido acortar distancias…

    Gracias por la visita, por el comentario y por el link (en minutos un link a tu blog aparecerá en mi blogroll).

    Un abrazo desde la fría Bogotá

  8. Ojalá tuviera las palabras exactas para describir este post.

    Gracias Kathy por compartirlo, Diego por plasmarlo.

  9. Diego Niño

    Gracias a ti por visitarme y dejar tu huella…

    Saludos desde la cálida (no sé si decir ardiente) Barranquilla

  10. Pingback: uberVU - social comments

  11. Gran post, diego, me alegra leerle de nuevo después de una eternidad sin pasar por aquí.
    debe ser complicado ese cambio de clima ¿aún se puede sobrevivir en la costa? Lo digo porque Medellín está peor que nunca… caliente social y climáticamente.
    Saludos,

    Tomáz.

  12. Diego Niño

    Gracias amigo Tomaz por visitarme a pesar de los compromisos que, invariablemente, atan las horas…

    Las veces anteriores el cambio climático no era, por otra parte, un problema de consideración. En esta ocasión, sin embargo, el clima ha estado particularmente agresivo (42ºC). Pero, con temor de sonar cursi, el amor hace que elementos tan irritables como el calor, sean tolerables.

    Gracias, una vez más, por la visita y por el comentario

    Un saludo desde la ardiente (casi luciferina) Barranquilla

    PD: lamento que el clima social de Medellín retorne a viejos (y abominados) cauces…

  13. Marjorie

    Solo puedo decir, que ahora gozo de la tranquilidad de sentirte cerca, despertar en la noche y poder tocarte, despedirnos en la mañana y al terminar la jornada salir corriendo a tu encuentro, darte un beso y poder decirte mirándote a los ojos . . . que te amo!

  14. Diego Niño

    Yo gozo, asimismo, de las atribuciones generadas por la cercanía: alagar el brazo y encontrarte, al otro lado de la oscuridad, dispuesta al amor o a la ternura; o que pueda estirar los labios y recibir un beso tibio; o lance un verso al aire con la certeza que llegará a tus oídos…

    Te amo con todas las fibras de mi alma y te deseo todas las fuerzas de la pasión!!

  15. noooooooooooooooo me morí de amor!!!
    aquí estaré visitándote seguido!!! 😀

  16. Diego Niño

    Aguardaré tu nueva vista…

    Saludos desde la cálida Barranquilla

  17. If only more people could read this..

  18. Diego Niño

    Las palabras siempre encuentran el destinatario (tú eres un ejemplo de ello)…

    Saludos desde la fría, y no pocas veces lluviosa, Bogotá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s