Mínimas (17)

(Fuente de la Imagen)

Dulce venganza la de las horas: transformar aquel adolescente montaraz en un hombre que acepta el destino de suéteres y camisas de impecable cuello; que no embriaga su melancolía ni distrae los días con tabaco o hierba; que no tiene orgasmos tumultuosos ni pasiones desbordadas; que no desea la mujer del prójimo ni blasfema y que contempla, impasible, la herrumbre socavando los engranajes que impulsaban su insolencia…

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo adolescencia, desplome de los años, mínimas, sexo

2 Respuestas a “Mínimas (17)

  1. Mix

    El encastre de ese engranaje asì se vea herrumbrado lo siento de buen augurìo…

    Mix, saludos.-

  2. Diego Niño

    Aún tiene, en efecto, fuerza para impulsar la maquinaria de la impertinencia… esperemos que el oxido no la consuma antes de cuarenta años

    Un abrazo desde la fría Bogotá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s