Carta abierta a Gabriel García Márquez

garcia m3[a](Fuente de la Imagen)

Apreciado Gabriel.

La primera vez que leí sus escritos me pareció un hombre con una imaginación tan cercana a la demencia que, para serle franco, me produjo el mismo rechazo que experimentan los sobrios hacia los borrachos que asedian la conversación sosegada. Una tarde, sin embargo, tuve la oportunidad de sentarme en la orilla de la Ciénaga Grande que usted, en su niñez, cruzó con su abuelo. Experimenté, poco después, aquel letargo que desciende con los primeros estertores de la tarde en una de aquellas casas de tablas y patio de piedra que hormiguean en sus relatos. Escuche los susurros del mar y contemplé, cuando el ocaso abatió las certezas andinas, las lámparas de los pescadores iluminando las tinieblas como luciérnagas extraviadas. En ese momento, respetado Gabriel, entendí que sus relatos no son fruto de una imaginación vecina del delirio sino el inventario de la realidad caribeña. Esa noche examiné, para corroborar la hipótesis, el alegre y espinoso amor de las mujeres que crecen con el arrullo del mar (el mismo que usted, como buen hombre del Caribe, vigiló en su juventud con la firmeza de un militar y que describe con exactitud matemática en sus narraciones).

La carta es, por tanto, para pedir que disculpe los limitados argumentos con los que juzgué su obra y la terquedad indómita de los hombres que fuimos educados al amparo de foscas y lloviznas eternas -las mismas que, sea dicho de paso, usted padeció en Zipaquirá-.

Dejo estas palabras a la deriva del destino con la esperanza que lleguen a sus ojos o, si la suerte es menos benigna, que rocen sus oídos transformadas en tenues rumores.

Afectuosamente

Diego Niño

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo amor, mujeres, personal, serie cartas

4 Respuestas a “Carta abierta a Gabriel García Márquez

  1. La primera vez que leí a García Márquez me pareció de una escritura muy lenta y no me gustó. Con el tiempo, y no sé porqué razones, se me antojó leerlo de nuevo y me pasó algo similar a lo que usted narra.
    Si tiene cuenta en Twitter, le cuento que Gabo tiene cuenta por allá, quizá por ese medio pueda hacerlo conocer su carta.
    Le dejo un saludo desde la, a veces fría y a veces caliente, Medellín.

  2. Diego Niño

    Muchísimas gracias Tomáz por la valiosa información. En un par de minutos me inscribo en Twitter para probar suerte.

    Saludos desde la fría, y no pocas veces lluviosa, Bogotá.

    PD: ¿cuándo sale el segundo número de la Revista Claroscuro?

  3. Diabulus

    ¿Tuviste suerte? Dime que si. Ahhh.. por cierto, me fascinó lo que escribiste =)

  4. Diego Niño

    No tuve suerte 😦

    ¡Gracias por tus elogios!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s