Mínimas (6)

mujer2
(Fuente de la imagen)

Dedicado a Marjorie; la mujer que ilumina todos los rincones de mi corazón…

Se encontraron en mitad de la noche. Ella lo abrazo con deseo, él le correspondió con enmohecida ternura. Esa noche, no obstante que sólo los unían dos llamadas telefónicas y tres correos, ella se ovilló en su pecho en tanto que él hundió la nariz en su nuca. La mañana siguiente se amaron, primero con ternura y luego con ardor. Ella, poco después, se fue a trabajar; él se quedó contemplando las esquirlas de la pasión. En la noche él la esperaba con un plato de espaguetis y con el cuerpo ávido de su piel. Ella llegó con la sensualidad alborotada y con el corazón extraviado en los callejones de la curiosidad. Se besaron con dulzura y luego se miraron con la certeza que para ellos no existe otro destino que el del amor…

Anuncios

10 comentarios

Archivado bajo amor, evocaciones, Marjorie, mínimas, mujeres, personal

10 Respuestas a “Mínimas (6)

  1. Mix

    Guauuu…arrancar desde las entrañas esos sentimientos , bien por Marj. FELICIDADES , mi caro Di.

  2. Diego Niño

    Gracias dulce Mix por tus palabras y por tu vista.

    Te envío desde la fría, y no pocas veces lluviosa Bogotá, un abrazo cálido

  3. Viernes

    Me gustó, ésta mínima fue diferente a las demás, y aunque las otras han estado muy bien, ésta me agradó particularmente.
    Un saludo.

  4. Diego Niño

    Es distinta porque se escribió en un contexto afectivo diferente…

    Me alegra, por otra parte, que esta mínima le haya gustado…

    Gracias por la visita y por el comentario.

    Saludos desde la fría Bogotá

  5. Marjorie

    Los spaguettis estaban deliciosos pero no tanto como las caricias en los pies o el amable gesto de abrigarme antes de dormir. . .

  6. Diego, me alegro por usted y por ese particular sentimiento que le arroja a escribir. Felicitaciones.
    Le cuento que sigue en pie la propuesta del artículo, le escribí a su correo hablándole al respecto.
    Saludos desde -hoy sin adjetivos- Medellín.

  7. Diego Niño

    Marjorie: olvidas el generoso ejercicio de ayudarte a bañar y hacerte desayuno cuando salías tarde a trabajar…

    Te quiero mucho mi muñeca preciosa…

  8. Diego Niño

    Tomaz: no sabe cuán feliz me siento de haber retornado a la olvidado sendero del amor…

    En cuanto al artículo ya empecé a trabajar en él…

    Saludos desde la Bogotá de siempre

  9. Marjorie

    realmente te agradecía por la ayuda durante el baño: siempre es bueno contar con alguien, sobre todo en esos menesteres tan aburridos

  10. Diego Niño

    No hay nada que agradecer: lo hacía -y lo seguiré haciendo- con el mayor de los gustos… en estos días he reflexionado sobre algunas variantes que estoy seguro, serán de tu agrado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s