Mi vida en cifras

engranajes_reloj

(Fuente de la imagen)

He vivido 10598 días. He estado 22 años inscrito a algún tipo de institución escolar. He hecho 22 semestres de pregrado (dos de los cuales los hice de noche). He iniciado dos carreras y no he terminado ninguna. He inscrito 75 materias en pregrado de las que he aprobado 43. Me han sacado en pregrado más de 225 notas. Fume 12 años y bebí 10 años. Estuve 3 años vinculado al ejército. Me he enamorado más de cincuenta veces (la mayoría no se ha enterado). Sólo una vez lloré por una mujer. He tenido cuatro novias formalmente (dos de ellas me aventajaban en edad). La policía me ha detenido cuatro veces (dos por estar borracho, una por echar piedra y otra por empujar a un patrullero). Estuve en dos tiroteos. Dos veces me han intentado acuchillar (las dos veces ebrio y a causa de una mujer). Cinco veces me han robado intimidándome con un arma. Me han hospitalizado tres veces: a los 5 años por un ataque de asma; a los 17 por un accidente de tránsito; a los 23 por una crisis convulsiva. Estuve en coma durante veintidós horas. He convulsionado una vez. Me leí tres veces El Mundo Como Voluntad y Representación de Schopenhauer y cuatro veces El amor en los Tiempos del Cólera de García Márquez. Leí el Quijote entre las nueve de la mañana y las once de la mañana del día siguiente (con 8 interrupciones: cinco viajes al baño, una llamada y dos recesos para comer). Leí más de doce novelas de Herman Hesse y todos los libros de Pessoa que estaban en la Biblioteca Luis Ángel Arango en el año 2001. He visitado treinta y nueve bibliotecas. Tengo una hermana menor y más de setenta primos. Nunca he salido del país. He sembrado tres árboles, no he escrito ningún libro y no tengo hijos. Jugué ajedrez doce veces embriagado (todas con mi primo). Tres veces acompañé el alcohol con Bach (una de ellas aluciné por el exceso de alcohol). Cinco veces me emborraché solo. Una vez me tomé 375 c.c. de aguardiente de dos tragos. Dos veces tomé 45 cervezas (las dos ocasiones con mi primo Rodrigo). Ocho veces amanecí en una casa desconocida sin saber cómo llegué a ella. Uno de mis amigos (Nabyl) apareció muerto una madrugada de diciembre. Otro de mis amigos (Diego Patiño) vive en Francia desde hace nueve años. Diego Navarrete (amigo del colegio) ha estado en Francia, en Holanda y creo que en las Guyanas. Una vez me di trompadas con uno de mis amigos (Giovanny). He dado clases de matemáticas (casi todas sus áreas) y de Física (Movimiento Armónico Simple, Electricidad y Magnetismo). He salido dos veces en televisión y he tenido una presentación de teatro callejero…

10 comentarios

Archivado bajo anécdotas, General

10 Respuestas a “Mi vida en cifras

  1. Una vida bien vivida… diria yo.

  2. Por alguna razón se me vino a la cabeza el trillado Funes… será que yo no tengo memoria, y a Diego le sobra… (pensando a teclado vivo)…

    Saludos…

  3. Diego Niño

    Gracias Túrin por el halago: nada más honroso que alguien nos diga que hemos sabido administrar nuestra existencia.

    Saludos desde la fría Bogotá

  4. Diego Niño

    Quime: Si bien no sé las formas de las nubes australes del amanecer del 30 de abril de 1882, puedo decir que aún siento la brisa fría del 23 de septiembre de 1997, el resentimiento muscular ocasionado por la crisis convulsiva del 25 de mayo del 2003 o el corrientazo que recorrió mi espalda cuando bese a una mujer la noche del 13 de septiembre del 2003.

    Saludos.

  5. Qué vida más intensa, de verdad.

    Yo tampoco he salido nunca del país, ya pensé que era la única, en cambio lo de emborracharme sola varias veces, lo de aparecer en una casa extraña no, pero no saber cómo he llegado a la mía me ha pasado infnitas veces, xD.

    ¿También has dado física? jo, qué chulo.

  6. irissheep

    Tres hurras por las novelas de Hermann Hesse, dos felicitaciones por el buen gusto al leer El Amor en los Tiempos del Cólera y un abrazo por hacerme recordar cuántas veces he enamorado.

  7. Diego Niño

    Con el paso del tiempo Herman Hesse dejo de gustarme. Creo que es un actor para un periodo determinado de la vida Después que pasa ese proceso pierde brillo y la contundencia.

    Un abrazo desde la lluviosa Bogotá y un brindis por los amores no correspondidos

  8. Diego Niño

    Mi dulce Capitana: no sé si mi vida es intensa o no; sólo sé que no la cambiaría por otra.

    Esto de tomar a cada rato, de embriagarte sola, de “enlagunarte” (así decimos en Colombia cuando no recordamos lo que hicimos) me hace pensar que si nos hubiésemos encontrad en la adolescencia la hubiéramos pasado de maravilla.

    Un abrazo inmenso

  9. Sí, lo he pensado varias veces según leí cosas que escribías, siempre he sido más solitaria que otra cosa, me gusta, me hace sentir bien, es una paz que no cambiaría por nada.

    No fumo, pero un cigarro mientras se echa un trago, no está de más.

  10. Diego Niño

    La soledad más que un hecho es una cualidad del alma. Conozco personas que se sienten solas a pesar de estar rodeados de cientos de personas, de tener miles de amigos y decenas de fiestas y reuniones. Pienso, por tanto, que el que estuviésemos juntos no cambiaría tu condición de soledad; simplemente nos solazaríamos con interminables conversaciones bañadas con litros de licor…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s