Qué brusca oscuridad

Entre los recuerdos que acechan a los hombres están los aguijones que han rasguñado la brisa que los sostenía; están, asimismo, los pétalos que las espinas protegían y está el polvo que las escolta. Todos las recuerdan pero pocos hablan de ellas.

Pues bien, creo que es hora de hablar de una de ellas: les dejo con el testimonio de una rosa y sus duras espinas.

Qué brusca oscuridad…

Qué brusca oscuridad me embarga cuando te pienso distante
hija de otro suelo
vecina de otra cama!

Sé que les he dicho a los demás que me he curado de ti
igual que el leproso que se extirpa la piel atacada
y sé además que la mentira me corroe la entraña
en la mañana infestada de ratas
pero tú sabes que me cuesta decir la verdad
comunicarle al mundo que soy incapaz de olvidar al árbol herido
¿crees que puedo confesarlo e irme tranquilo al río?
Sabes que mi rivera se ha mantenido al margen del abismo
mis únicos pasatiempos son el libro y el escrito dañino
tu recuerdo ladra y maúlla en la jaula y en la ventana que da a la oscuridad
mis manos no han catado otras pieles
y mis palabras conducen a tu nunca mentado nombre…

¿qué hacemos con nuestros destinos?
los lanzamos a los lagos o a los ríos
o los mancillamos como si fueran hijos impíos

¿no tienes respuesta?
¿no sabes dónde esconder el amor que te acaricia el tobillo?
¿te avergüenza acaso el dolor mío y las palabras con las que lo describo?

No te ruborices por tan nimio conocido
él es tan pequeño que lo puedes llevar en la solapa del aire
en la medalla de la virgencita o en el segundero del reloj que te regalo tu amigo
¡llévalo donde quieras!
¡no te va a estorbar!
¡nadie lo va a notar!
¡es tan dócil que ni siquiera es capaz de hablar!
Llévatelo
¡engáñalo como si fuera un niño!
arrójalo en la esquina del maleficio
en la mitad del río subido
bótalo donde quieras
pero no vengas a mí con el ánimo partido
y con el amor medio podrido
a decirme que quieres una medialuna de salvado de trigo
y uno minutos de sexo con un amigo

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo evocaciones, General, personal, poema

2 Respuestas a “Qué brusca oscuridad

  1. Enrique

    Me ha gustado mucho este post, tanto que te lo tomaré prestado (con tu permiso) para un pie de foto. ¿No te importa? Muy buena la reflexión, gracias.

    http://historiasparanormalesymerodementes.blogspot.com/

    http://fotografiaenriquegarcia.blogspot.com/

  2. Diego Niño

    Gracias a ti por leerme y por valorar mi trabajo… toma lo que necesites y utilízalo en tu blog.

    Un cordial saludo desde la fría Bogotá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s