Dos miradas

(Foto de Elizabeth Ruiz)

Las voces diluyéndose en el susurro del mar; el sol resistiéndose a cruzar la estría que separa al mar del cielo y proyectándose en una cenefa que resalta las ondulaciones; sillas esperando los nadadores que se pierden en la penumbra del atardecer; la arena macerada por las pisadas de los impertinentes; el cielo, por último, matizando el azul hasta llegar al dulzón tono que acoge al sol.

Esta toma no habla del vértigo del mar ni del frenesí de la aventura, sólo nos invita a la contemplación y a la mesura. Nos sugiere, quizás, dejarnos lamer por el susurro de las olas; o nos estimula, a lo sumo, a conversar mansamente. Ese es justamente el atractivo de la foto: no nos vende la imagen manida de una playa atiborrada de turistas con toallas, bronceadores, chancletas y flotadores; nos incita, por el contario, a playas solitarias sin impertinentes vendedores o niños gritones.

Para que puedan contrastar les dejo con esta foto que encontré en este sitio.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo General

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s