Archivo diario: agosto 15, 2008

J.C.

A la mujer de este post le escribí años después este poema.

J. C.

J
como la mayoría de mujeres que han atardecido mi existencia,
cuando tu recuerdo me asalta en las noches de inusual alegría
evoco las alas que le puse a los sueños aquel jueves santo
cuento el filo de las navajas que nacieron en la heredad de aquellos días
y tu incomprensible reincidencia en la villanía de aquel Cristo sin cruz y sin devotos …

sé que odias la dársena de mi amargura y mi oscura resignación
a nadar contra la amarilla corriente del tiempo
¡sé que lo odias!…

detestas igualmente la terquedad con la que me defiendo
y los desportillados dientes que exhibo en cada argumento…

C., hoy que el racimo de años dobla la palmera de tu existencia hacia la madurez
recojo las marchitas palabras del barro de la evocación
y las lanzo al viento digital
para que naveguen por la memoria y el olvido
hasta el reducto de tu corazón
donde guardas los mensajes de este testarudo y sensible amigo tuyo…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo amor, evocaciones, General, mujeres, poema

Dos miradas

(Foto de Elizabeth Ruiz)

Las voces diluyéndose en el susurro del mar; el sol resistiéndose a cruzar la estría que separa al mar del cielo y proyectándose en una cenefa que resalta las ondulaciones; sillas esperando los nadadores que se pierden en la penumbra del atardecer; la arena macerada por las pisadas de los impertinentes; el cielo, por último, matizando el azul hasta llegar al dulzón tono que acoge al sol.

Esta toma no habla del vértigo del mar ni del frenesí de la aventura, sólo nos invita a la contemplación y a la mesura. Nos sugiere, quizás, dejarnos lamer por el susurro de las olas; o nos estimula, a lo sumo, a conversar mansamente. Ese es justamente el atractivo de la foto: no nos vende la imagen manida de una playa atiborrada de turistas con toallas, bronceadores, chancletas y flotadores; nos incita, por el contario, a playas solitarias sin impertinentes vendedores o niños gritones.

Para que puedan contrastar les dejo con esta foto que encontré en este sitio.

Deja un comentario

Archivado bajo General

Alfonsina y El Mar (Mercedes Sosa)

¿Dónde reposan los amores que granularon la respiración? ¿Dónde murieron los minutos que asilaron una conversación tibia? ¿Dónde queda la alegría de una llamada inesperada o la tristeza de una torpeza involuntaria? ¿Dónde queda el sentimiento que despertaba la canción que la evocaba?

Viendo tu foto recuerdo los elusivos instantes en los que tripulaba sueños con banderas de aventuras y proas con sirenas talladas; aquellos momentos en los que la tierra se perdía en el horizonte azul de mi fantasía y navegábamos con el sol tostando tu cabecita de algodón; ¿lo recuerdas? De mi cara colgaba una sonrisa anicotinada que acariciabas con tus pequeñas manos al tiempo que tu mirada caminaba sobre la espuma de las olas.

Pero una tarde gris la desamparada tierra vino galopando por las encrespadas olas del tiempo con la embestida de obuses y el repique de sables que herían el viento. Al final, cuando mis incendiados sueños navegaban en el oscuro y sanguinolento mar, giraste para regalarme tu última sonrisa, te aferraste a su cuello y me abandonaste…

Ahora deambulo buscando tus huellas en la arena húmeda y tu voz en el viento seco. Pero no hallo la esquiva pisada ni la gruesa voz; sólo encuentro la brisa conmovida por mi abatimiento susurrando nuestra canción…

Deja un comentario

Archivado bajo General