Emboscada en tono menor

… está la muchacha en la esquina esperándote. Su falda juega con el viento y sus ojos renuncian al tacto de la luz gracias a la mampara de sus lentes oscuros. Te acercas mirando las puntas de tus pies morder el pavimento que circula bajo tus pisadas. Cuando estás a diez centímetros tus labios se aproximan al cerco tibio de su mejilla y sienten la mansedumbre de su piel cuando tocan el pómulo expuesto. Tu corazón redobla el trote señalándote que el amor te está alcanzando. La respiración se te pone grumosa, quizás arenosa. Te ves, de repente, reflejado en los lentes oscuros y descubres que has caído en una emboscada. Sonríes estúpidamente y el reflejo de los lentes te retorna una mueca grotesca. No importa, piensas, vale la pena. La comisura de sus labios se pliega anunciando la inminente victoria. Sonríes de nuevo…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo amor, General, mujeres, narraciones, serie emboscada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s