Breve historia de amor

Llegaste a mi casa como un relámpago que penetra la oscuridad. Tu mirada vagaba por las paredes y los cuadros de la sala. Estabas serena como las rosas que aguardan el arribo de la tormenta.

Yo, al contrario, me enredaba con las palabras y mis ojos transitaban intranquilos por los conocidos rincones de la casa.

Luego, en un momento maravilloso, tus ojos se quedaron fijos en los míos: el tiempo se detuvo a contemplarnos; Romualdo Brito ceso su melancólico gorjeo; la luz se hizo más tenue y mis palabras, lerdas hasta entonces, se envalentonaron. Sonreíste como si fueses brisa saludando el mar; sonreí como si fuera tierra húmeda aguardando el sol.

A partir de ese instante los otros se disolvieron en el naufragio de miradas y sonrisas. Cuando la charla se tornó en gritos y estos en baile, nos escabullimos a la terraza. Allí, con el amparo de las tinieblas, canjeamos las miradas por besos y las palabras por caricias…

Los demás eventos no los narro por manidos: sábanas abandonadas en el piso; cobijas zozobrando en la orilla de la cama; un hombre jadeante mirando el techo; una mujer descansando en el pecho ondulante del hombre; un par de cigarrillos reposando en el cenicero; el tránsito sosegado de los dedos sobre los rubios cabellos y las promesas de amor que se evaporan con las tinieblas.

Deja un comentario

Archivado bajo amor, General, mujeres, narraciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s