Interrogante

Después de leer a Doridan pensé que si el “yo” adolescente de dieciséis años entrara a la puerta de este cuarto y me viera, con camisa y saco de lana, escribiendo o leyendo día y noche me preguntaría con tono airado: “¿qué hizo conmigo, pedazo de güe*?”.

Quizás tenga razón: debí lanzare a las aventuras y a las emboscadas del destino en lugar de estar esperando que el mundo pase por esa ventana sin tocarme. Debí, tal vez, recorrer Latinoamérica a dedo, como a él le hubiera gustado; o irme, tal vez, de polizonte en algún barco. Todos sabemos, sin embargo, que no haré nada de esto porque las circunstancias han decidido que los únicos incidentes espectaculares que conoceré serán los que mi imaginación urda en noches febriles.

Lo anterior labra una duda en mi cabeza: ¿en qué momento canjee las aspiraciones por la comodidad?

3 comentarios

Archivado bajo General, reflexiones

3 Respuestas a “Interrogante

  1. A veces pienso que simplemente hay momentos en que el mundo nos sobrepasa y no acertamos a escoger el camino. Aunque también hay que tener en cuenta que los ojos de un niño solo ven media realidad (y los del adulto solo ven la otra media)… nunca nos ponemos de acuerdo!
    [Gracias por el giño]

  2. ArimaSen

    Guiño* perdón 😉

  3. Diego Niño

    ArimaSen, es difícil unir los dos enfoques ya que los niños ven la realidad desde la expectativa y los hombres desde la experiencia.

    Muchas gracias por la visita y por el comentario.

    Nos seguimos leyendo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s