S…

A esta mujer le escribí este poema:

S…

¿Pero a mí qué me queda?
El recuerdo y la greda de tu pisada serena
los labios amenazantes y la tarde sangrante de tristeza
la vida despeñándose
consumiéndose como una gota de agua frente al cielo
como aire en la boca del enfermo
¿Crees que es justo que sólo me quede eso?

La vida y la impasible mirada de la noche responden por ti
siento que la congoja me invade como palabra tirada al olvido
y que el alma se arruga como papel lanzado al fuego amigo
así me siento cuando tu recuerdo saluda mi amargo suspiro…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo evocaciones, General, personal, poema

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s