Yo también soy sentimental (Nelson Ned)

De los entresijos del mercado ha germinado la idea que los únicos hombres que tienen posibilidades de triunfar son aquellos que tiene sonrisa perfecta, mirada azul, abdomen cuadriculado, brazos marcados, bronceado mediterráneo y ciento ochenta centímetros de estatura.

Contradiciendo este dogma ridículo aparece la imagen de un hombre de ciento doce centímetros de estatura que ha logrado vender más de cuarenta millones de discos en el mundo, además de ser el primer latinoamericano en vender un millón de discos en Estados Unidos.

Si los anteriores datos no lo asombran le digo que este señor goza de la esquiva virtud de descuadernar sentimientos y enamorar a la más remisa de las mujeres con la vibración de su espesa voz. Se cuentan, además, por millones las mujeres que soñaron al amparo de sus canciones en los años setenta y millones fueron, asimismo, los hombres que impostaron su voz para ganarse el arisco corazón de las niñas del barrio.

Les dejo, pues, con el Gigante de la Canción.

Deja un comentario

Archivado bajo General

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s