La Tormenta En El Mar (Brueghel, El viejo)

El cielo escupiendo lenguas de fuego; el mar rugiendo como un león herido; una cortina de agua separando el horizonte y paredes de mar abatiendo la embarcación.

Así es el mar del que hablan las novelas de piratas y ballenas invencibles. El otro, el que vemos cuando vamos a Barranquilla o a Santa Marta, es manso; su jugueteo, más que bramido, es un susurro que invita a la contemplación; no engulle barcos ni ciudades.

Por ello, cuando veo este cuadro de Brueghel, el viejo, inevitablemente evoco las imágenes perdidas en las páginas de Stevenson o de Joseph Conrad. Pienso, asimismo, que prefiero el mar brutal que mide el ardor de los hombres, al manso hilo de agua que lame las piernas de hombres y mujeres con sombreros grandes, chanclas, gafas, bloqueador solar y toallas que contaminan las playas del mundo.

latormentaenelmar.jpg

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo General

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s