De símbolos y almas

Ayer me di cuenta que el lenguaje del alma es simbólico y que cada alma tiene sus propios códigos. Me explico.

Un hombre y una mujer se gustan. En algún punto del viento se enamoran e inician una relación. Hasta acá todo normal. Luego, por inconvenientes nacidos del contexto, él la abandona. Años después ellos se encuentran; ella, o mejor, su alma, lo sigue esperando porque no existió la ruptura simbólica (palabras) y él no ha empezado la relación aún porque en su mundo nunca existió nada formal (no entendió los símbolos de la otra alma). Días después del reencuentro él inicia la relación y ella la termina. Él sufre; ella descansa. A los ojos de los demás (especialmente a los de ella) la justicia divina actúo. Todos los elementos de esta novela (amor, pasión, sufrimiento y justicia) son simples símbolos emanados del interior de las almas. Nada de esto sucedió así: sólo fue un encuentro entre un macho y una hembra de una especie animal; el resto son ribetes de nuestra condición humana (¿alma acaso?).

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo amor, General, reflexiones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s