¡Post Número Cien!

Mi nombre es Luz Amparo Carranza, la novia de Diego.

Leo el blog casi todos los días desde el café Internet, la oficina, la universidad, la casa de un amigo o desde cualquier rincón del mundo. He contado, asimismo, con la fortuna de escuchar las primicias de boca del autor o de discutir algunos de los temas tratados en este lugar. He compartido la alegría del ascenso de visitantes y de la votación masiva en Vagabundos V.I.P. En suma, he participado en la experiencia de escribir un blog de pendejadas, como él dice.

Antes de empezar a escribir pensaba extenderme en elogios del blog y del autor; pero en este momento me doy cuenta que no es fácil sentarse a escribir sobre cualquier cosa. Entiendo, por lo tanto, cuando Diego se queda casando reflexiones en el horizonte o rastreando noticias en la red.

Puesto que lo mío son los poemas y no los parlamentos los dejo con los versos que germinaron el domingo al ver sus manos jugar sobre el teclado del computador.

 

manosr.jpg

 

 

 

Sus manos entre la fuerza

                              y la delicadeza del tacto

Sus manos

                            y los caminos transitados

Sus manos escribiendo

                          tecleando

                                     inquiriendo

Sus manos tomando el presente

                                                   desatando el pasado

Sus manos

             el refugio de los días por venir

Sus manos sujetando el afecto

                          atrapando un momento

                                              y desmiganjando el aliento…                                       





Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo General

2 Respuestas a “¡Post Número Cien!

  1. Hola . Tengo que felicitarlos primero por la pagina. Realmente me ha gustado lo que acabo de leer. Mis felicitaciones de vuelta y de seguro me estare dando una vuelta proximamente. Saludos a todos Poemas

  2. Diego Niño

    Muchas gracias por el reconocimiento. Todos los escritos de este blog tienen el objetivo de distraer el ojo y, quizás, de solazar el alma.

    En estos días visitaré su lugar.

    Un abrazo Grande

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s