Y… (Javier Solis)

La traición sangra en el corazón del atribulado. Los interrogantes surcan los interminables segundos de dolor. Luego, para estupor del doliente, descubre que el amor, a pesar de la felonía, no solo no muere sino que decide perdonar la traición…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo comentario, General

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s