Rodrigo

Anoche me encontré con Rodrigo, mi primo. Lo encontré más gordo y más serio de lo normal. Con él desde hace años hemos entablado una complicidad a prueba de años y de kilómetros. Nos hemos confesado cosas que no le volveremos a contar a ningún mortal así esté en riesgo nuestra integridad física. Hemos reído y llorado a lo largo de veintitantos años juntos. Hemos, en suma, vivido en comandita. Al hombre le debo muchas reflexiones en torno al amor y no pocas horas de buena música. Aprovecho este lugar para saludarlo y decirle que aunque no nos hablamos sino una vez al año lo sigue caminando en mis pensamientos

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo General

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s